Adquiere tu libro de arquitectura favorito | Envío gratis en pedidos superiores a $2,000 en CDMX

Noticias

Se anunciaron los curadores para el pabellón de EUA en Venecia

Se anunciaron los curadores para el pabellón de EUA en Venecia

30 agosto, 2017
por Alejandro Hernández Gálvez | Twitter: otrootroblog | Instagram: otrootroblog

En el sitio de e-flux se puede leer la nota en que la Escuela de Arquitectura del Instituto de Chicago (SAIC, por sus siglas en inglés) y la Universidad de Chicago anuncian que el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América seleccionó a ambas instituciones para, de manera conjunta, estar a cargo de la curaduría del Pabellón de los Estados Unidos en la Muestra de Arquitectura de la Bienal de Venecia del 2018, cuyo tema general es Freespace. Los curadores son Niall Atkinson, profesor de Historia de la Arquitectura en la Universidad de Chicago, Ann Lui, profesora asistente en SAIC y Mimi Zeiger, crítica y curadora independiente de Los Angeles.

Según la nota de e-flux, Dimensions of Citizenship —el nombre y tema del pabellón de los EUA— “lidiará con el significado de la ciudadanía como un conjunto de derechos y responsabilidades en la intersección de afiliaciones legales, políticas, económicas y sociales. Problemas contemporáneos en el mundo actual —de la inmigración al impacto de la tecnología sobre los individuos y las naciones— hacen claro que, hoy y en los años por venir, los retos de la ciudadanía serán notablemente altos.” También se explica que los curadores afirman que “es urgente que la arquitectura actúe como una herramienta importante en el entendimiento, la conformación y la anticipación de lo que significa ser ciudadano hoy” Y agregan que su “objetivo es presentar a los Estados Unidos como un lugar crítico para la investigación y la práctica de la arquitectura en la intersección de viejas y nuevas formas de compromiso comunitario, acción política y políticas púbicas.” Su propuesta es incluir “trabajo de arquitectos, diseñadores, artistas y pensadores que responden a los modos cambiantes de ciudadanía en nuestro tiempo, proponiendo visiones de maneras futuras de pertenencia.”

En un texto publicado en The Architect’s Newspaper el 12 de junio pasado, William Menking, preguntándose por el retraso en el anuncio de quien estaría a cargo del pabellón, explicaba que de los años 70 al 2006, la curaduría del pabellón de los Estados Unidos se resolvía muchas veces a última hora con una llamada a Philip Johnson hasta que, en el 2008, el Departamento de Estado y el Fondo Nacional de las Artes (National Endwoment for the Arts) implementaron el tradicional proceso de convocatoria de propuestas (RFQ) para que un jurado de pares eligiera a los encargados, “ayudando a hacer el proceso más democrático y fácil de organizar.” Con sus diferencias, un proceso análogo al que se hace, por ejemplo, en Chile.

Hace unos días comenté en este mismo espacio la poco clara y abierta de la “convocatoria” para presentar “obras” que lanzaron el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Secretaría de Cultura para la misma bienal. En ese momento, aunque la convocatoria hablaba de un “Comité técnico” no se habían dado a conocer ni sus nombres ni sus responsabilidades. Hoy, al haberse publicado ya las bases, sabemos que Gabriela Etchegaray será la curadora y Jorge Ambrosi el encargado del diseño arquitectónico y museografía, ambos socios en el despacho Ambrosi-Etchegaray. También sabemos que los acompañan como miembros del comité Bernardo Gómez-Pimienta, Francisco Serrano, Ernesto Alva, Gabriela Gil, Juan José Kochen, Dolores Martínez, Xavier Guzmán y Lidia Camacho. Lo que seguimos sin saber es cuál será el tema o el interés de la curaduría para el pabellón mexicano, pues las bases se contentan, de nuevo, en repetir algunas frases tomadas de la propuesta de las directoras de la bienal, Yvonne Farrell y Shelley McNamara.

Contrastar los planteamientos de los encargados de Dimensions of Citizenship con lo dicho aquí en México es, otra vez, poco alentador. Mientras allá se cuestionan la condiciones legales, políticas y sociales de lo que implica la ciudadanía hoy, acá se habla de “reunir trabajos que celebren la calidad y generosidad espacial en la arquitectura mexicana, sin importar su escala ni condición pública, privada, exclusiva o restringida.” Y si allá se habla de la urgencia para la arquitectura de actuar como herramienta en el entendimiento, la conformación y la anticipación de lo que significa ser ciudadano hoy, acá confusamente se atina a decir que “los proyectos que se exhiban generarán un discurso que provoque el encuentro con el otro y lo inesperado de su función.” Si en el pabellón de los Estados Unidos se piensa incluir “trabajo de arquitectos, diseñadores, artistas y pensadores,” acá se habla sólo de arquitectos y de “proyectos u obras construidas” en los pasados diez años, sin aclarar por qué. Y mientras allá la selección de los curadores se hizo tras la presentación de varias propuestas, acá no sabemos bien aun ni cómo ni por qué.

Habrá, pues, que seguir esperando y confiar en un buen resultado aun cuando el procedimiento haya sido, una vez más, poco claro.

Artículos del mismo autor

ARTÍCULOS RELACIONADOS