Adquiere tu libro de arquitectura favorito | Envío gratis en pedidos superiores a $2,000 en CDMX

Obras

Una fábrica de avena en la provincia de Shanxi

Una fábrica de avena en la provincia de Shanxi

Nombre del proyecto

  • The Oatmeal Factory

Arquitectos

  • Johan Sarvan, Florent Buis

Página web

  • jspa.fr

Superficie

  • 8,800 ㎡

Ubicación

  • Ningwu, Shanxi Province, China 

Fotografía

  • SCHRAN

Fecha

  • 2022

Situado en Ningwu, provincia de Shanxi, el proyecto consistió en la creación de una fábrica de harina de avena, transformando la avena cruda en productos harinosos. El proceso de producción, automatizado en su mayor parte necesitaba dos líneas de producción diferentes con maquinaria de gran volumen y espacios abiertos al público con tienda, cafetería y oficinas. El entorno del proyecto ofrecía muy poca calidad, con edificios industriales de nueva construcción, paisaje árido y minas de carbón, y parecía interesante desarrollar la fábrica como un edificio introvertido que recreara su propio entorno natural. Además de satisfacer todos los requisitos funcionales, pensamos el proyecto como un edificio que estimulara los sentidos humanos, que propusiera una experiencia sorprendente al visitante.

La idea era utilizar un sistema de muros de ladrillo para encerrar y ocultar los distintos espacios técnicos de la fábrica en una planta baja opaca y disponer sobre ella un sencillo volumen de concreto que albergara todos los espacios públicos del programa. Patios y grandes jardines atravesarán todo el edificio, para proporcionar luz natural y crear al mismo tiempo impresionantes dilataciones espaciales dentro de la fábrica. Los espacios centrales de producción también recibirán luz natural de los cobertizos de hormigón, abriendo la cubierta a la luz del norte.

El sistema de muros de ladrillo parte de la fachada de la fábrica, donde se deja voluntariamente abierta al uso de la comunidad local una zona ajardinada con bancos y estanques de agua para que jueguen los niños. Los muros de ladrillo crecen lentamente desde la forma de los bancos hasta convertirse en la valla de propiedad de la fábrica y, más tarde, en la fachada de todo el edificio. La forma adoptada por los muros de ladrillo conformará y definirá las distintas entradas de la fábrica, cada una de ellas con una función específica: La entrega de materias primas, la carga de productos, la entrada del personal y la de los visitantes. Separados en caminos distintos, el personal y el visitante nunca se cruzarán dentro de la fábrica y mientras los trabajadores disfrutarán de una organización funcional, el visitante vivirá una experiencia espacial planificada. En un único momento, la línea de producción se muestra al visitante en un pasillo elevado con vistas al taller.

El dormitorio para los empleados se instaló en la parte trasera de la fábrica y se concibió como una arquitectura invisible. El muro de la valla de ladrillo se engrosó para albergar el edificio y se crearon patios para dar luz a las habitaciones preservando su intimidad. El espacio entre la fábrica y la residencia se convirtió en un jardín en el que se colocaron una mesa de hormigón y asientos cuadrados. La elección de los materiales de construcción tiene un fuerte significado: el uso del ladrillo gris es una forma de crear una profunda relación con el lugar, utilizando métodos de construcción locales. El hormigón visto, por su parte, acentúa la modernidad del edificio y permite unir estructura y arquitectura.

El diseño paisajístico también está plenamente integrado en el proceso de diseño y el agua de lluvia recogida en el tejado se redirige a estanques de agua en distintos niveles a través de escapes de agua de hormigón moldeado in situ, haciendo que la circulación natural del agua de lluvia forme parte de la experiencia del espacio. El agua fluye hasta la entrada de la fábrica, donde una última cascada, combinada con un muro logotipo de hormigón en voladizo de doce metros, invita al visitante a entrar en la arquitectura. A lo largo del proceso de diseño, se resolvieron algunas cuestiones normativas mediante el diseño. La normativa contra incendios exigía un contenedor de agua en el tejado que decidimos diseñar como un elemento independiente, una caja de acero inoxidable en voladizo, como una escultura en el tejado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS