Ya puedes inscribirte en el Concurso Arquine No.25 | Pabellón MEXTRÓPOLI 2023 | Ingresa aquí para más información

Obras

Parque Saya de Álvaro Siza y Carlos Castanheira

Parque Saya de Álvaro Siza y Carlos Castanheira

Nombre del Proyecto

  • Parque Saya

Arquitectos

  • Álvaro Siza y Carlos Castanheira

Despacho en Portugal

  • CC&CB, Arquitectos

Colaboradores

  • Rita Ferreira, Diana Vasconcelos, Luíza Felizardo, Nuno Rodrigues, Filipa Guedes

Consultor Estructura

  • HDP – Paulo Fidalgo

Modelo 3D

  • Germano Vieira

Programa

  • un pabellón de arte, una capilla y un observatorio

Ubicación

  • Gyeongsangbuk-do, Corea del Sur

Fecha

  • 2018

Texto

  • Carlos Castanheira

Fotografía

  • Fernando Guerra

 

El Pabellón de Arte

Hay proyectos que son tanto de su sitio como para él.
Hay proyectos que crean el sitio por sí mismos.

El Pabellón de Arte modificó el sitio de la colina y también se adaptó a él, así como se adaptó a la belleza de este proyecto. Había una fuerte voluntad para superar este desafío.


El camino del bosque se abre paso entre los altos muros de hormigón, de textura rugosa, pero de forma elegante.

Construimos un volumen aislado, destinado al estudio y la información: la biblioteca.
Al entrar al pabellón de arte se contempla el espacio, la luz, la sombra, el tiempo, lo que está antes y lo que está más allá.

Habiendo llegado al final del camino, se nos presenta una vista externa del infinito.

Dentro del espacio, buscamos nuestro propio infinito interno.

En arquitectura el espacio es tiempo.
En arquitectura, la luz define la forma.
En arquitectura el camino sorprende.
En la arquitectura, los materiales en bruto transmiten elegancia.
En arquitectura la función está allí.
En arquitectura, la sombra revela la belleza.

 

La Capilla

A Saya Park le faltaba una capilla.

Había muchos símbolos para la meditación y la introspección que permitían a los visitantes experimentar momentos de belleza al aire libre.
Se necesitaba un espacio de belleza interna.

El edificio de la capilla en la ladera, se abre hacia el este y permite la entrada de la luz del nuevo día. Comparte la ubicación con otros espacios de gran simbolismo y significado emocional.

Su geometría es pura, porque su función también es pura.
Al entrar, nos bañamos en luz por una pequeña abertura. Pero su efecto, su grandeza, es sorprendente.

Destinado a la adoración cristiana, se abre a la espiritualidad.

El espacio, el tiempo y la meditación son grandes maravillas que encajan en este pequeño edificio.
Como lo hacen en el alma.

 

El Observatorio

Cruzamos el parque Saya a través de un bosque de pinos.
De paseo en el paisaje inmediato; somos absorbidos por la naturaleza.

Las vistas se filtran a través de ramas nudosas y vegetación baja.
Una torre construida de hormigón visto en una pequeña colina.
Está situado sobre el valle, tratando de hacerlo más estrecho.

 

La curiosidad atrae a la torre, para subir y llegar a la cima.
En nuestro camino hacia arriba, pasamos ventanas que dan fugaces miradas del horizonte.

En la parte superior, en el balcón, miramos y estamos deslumbrados.
El valle profundo es aplastado por la escala de las montañas y su historia.

El descenso provoca introspección al momento de regresar a la tierra.
El acabado casi crudo del hormigón contrasta con la pureza de la forma.
A pesar de su simplicidad, la esencia de la torre es compleja.
Su función es la esencia de la arquitectura.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS