Columnas

El sueño (y la pesadilla) del arquitecto (II). Un sueño profundo y el despertar

El sueño (y la pesadilla) del arquitecto (II). Un sueño profundo y el despertar

24 junio, 2024
por Erik Carranza L. | Twitter: SA_Anonima

El sueño del arquitecto aumentado en Arquitectura como signo y sistema, para un tiempo manierista (2004), Denise Scott Brown y Robert Venturi.

Entramos a la ensoñación, seguimos teniendo en cuenta el pasado, pero vinculados ahora con los autores con los que nos educaron. Denise Scott Brown y Robert Venturi también estaban soñando. Para el libro Arquitectura como signos y sistemas para una época manierista (2004, Harvard University Press), Denise Scott Brown y Robert Venturi retoman El sueño del arquitecto (The architect’s dream), de Thomas Cole, para interpretar un sueño actual que se convierte en una pesadilla para otros. 

El arquitecto tiene la misma ubicación y postura. Ahora sueña con los nuevos signos, símbolos, patrones y sistemas de la ciudad: la arquitectura como espacio da paso a la arquitectura como símbolo: sueña con las donas de Randy’s Donuts, un anuncio de Coca-Cola cerca del stand de hot dogs de Tail o’ the Pup (cola de cachorro), con el primer McDonald’s, con el Stardust Resort & Casino coronado por la marca SHELL (quitemos la S de SHELL y entenderemos que, en efecto, HELL, el infierno, es el nombre del sueño convertido quizá en el inicio de una pesadilla que se aleja más a un lugar de ensoñación). 

Esos signos y símbolos son las nuevas señales y referentes de la ciudad. 

“Big Do-Nut drive-in via Santa Monica Conservancy”

“Hot Dog in the City”, de Jen Catron and Paul Outlaw, en Times Square Arts

“Shell Sign, Brookville”, Steven Swain

Tail o´the Pup hot dogs

McDonald’s

stardust casino facade by yesco, 1976, the neon museum photograph collection

 

En un sueño profundo esto es lo que sueñan Denise Scott Brown y Robert Venturi: 

Randy’s Donuts 

El local de Randy’s Donuts más famoso está en el número 805 del boulevard W Manchester, en Inglewood (California), código postal 90301, cerca del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, con su emblemática dona gigantesca de 7 metros de altura, hecha con barras de acero laminado recubiertas de gunita por el ingeniero estructural Richard Bradshaw (el Theme Building en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles LAX, y la arquitectura populuxe). Luego, la dona de Russell Wendell (1953), con un estilo denominado como arquitectura programática (en el que un edificio se parece al artículo que promociona) [1] sobre un edificio diseñado por el arquitecto Henry Goodwin. Originalmente conocido como The Big Donut Drive-In, donde el signo aplasta a la arquitectura y sustituye a la pirámide egipcia. 

 

Tail o´the Pup Hot Dogs 

“Los hot dogs cola de cachorro” fueron creado por Frank Veloz y Yolanda Cassaza en 1939: un gran perro caliente con chile encerrado en un pan de 35 centavos, que utiliza la banqueta como plato y la repetición del territorio en diferentes planos y escalas (terreno-territorio-plato-mesa-cubierta), diseñado por el arquitecto Milton J. Black en 1939 y originalmente ubicado en el 311 de La Ciénega y Beverly Boulevard. Fue inaugurado el 3 de junio de 1946. Hoy, a un par de cuadras de la ubicación original, la escultura se encuentra en el número 8512 del boulevard de Santa Monica, Los Ángeles (California), código postal 90069, y tiene como fondo y extensión un edificio en el que la banda The Doors grabó su álbum L.A. Woman (1971). En 2023 Tail O’ the Pup Hot Dogs ganó el Premio a la Preservación de los iconos arquitectónicos de Los Ángeles, y hoy podemos ver algo parecido en Times Square: Hot Dog in the City, de los artistas afincados en Brooklyn, Jen Catron y Paul Outlaw, hecho por encargo de Times Square Arts. Los signos empiezan a repetirse (a manera de burla: el hot dog es como la representación de un par de labios sacando la lengua hacia el espectador). 

 

McDonald’s 

Acerca de McDonald’s hay dos referencias claras: el letrero insignia, como anuncio de carretera sobre la tierra, en el que desembarcan las naves; y el primer McDonald’s, entre el Partenón y la cortina del primer plano. Esta referencia es al McDonald’s ubicado en San Bernardino (California), propiedad de Dick y Mac McDonald. El inmueble se fundó un 15 de mayo de 1940 sobre la ruta 66, y sería la primera piedra con la cual Ray Krock haría una franquicia multimillonaria: arcos dorados, un personaje que camina a prisa vestido como chef-cocinero: pantalones a raya, filipina color blanco y una cara redonda en forma de hamburguesa que sostiene un letrero que, con el tiempo, pasó de anunciar el costo de la hamburguesa a 50 centavos a decir coast to coast (de costa a costa) como lema de la franquicia. El nombre de McDonald’s en el letrero se acompaña de cuatro frases adicionales: la primera, del lado izquierdo, dice licensed of (con licencia de), para referirse al tema de la franquicia; la segunda, dice speede service system (sistema de servicio rápido), para referirse a la invención de la fast food (comida rápida); la tercera, dice Hamburguers (hamburguesas), para referirse al producto que vende la franquicia; y la cuarta, que se fue modificando con el éxito de la franquicia, pero que asumimos dice “We have sold OVER 1 MILLION”, “OVER 99 BILLIONS SOLD” o “We Have Served BILLIONS” [“Hemos vendido MÁS DE 1 MILLÓN”, “MÁS DE 99 BILLONES VENDIDOS” o “Hemos servido MILES DE MILLONES”, de hamburguesas, se entiende]. 

Sueño ilegible que habla de esos nuevos símbolos urbanos para la ciudad. 

Pero la importancia de McDonald’s no sólo radica en su sistema de producción, sino también en la invención de tres elementos importantes que, por ejemplo, su antecesor, White Castle, [2] no logró materializar y que otros locales de comida rápida copiarían después como receta para darle valor a sus franquicias: el lote isla, que promovía el uso del automóvil con el Auto-Mac; el playground y su payaso Ronald McDonald (hoy ya extinto); y la cajita feliz (the happy meal), de la que ya he hablado anteriormente.

 

El casino Stardust Resort & Casino 

Este casino aparece a lo largo del muro, con pilares del plano griego, y tapa la base del acueducto romano. El casino real es obra de Tony The Admiral Cornero, también conocido como Tony the Hat en el strip, [3] y se encuentra en un tramo de carretera al sur de la ciudad de Las Vegas, en tierras del pueblo paiute del sur del condado de Clark (Nevada). El Stardust fue inaugurado por el hermano de Tony, Louis Cornero, el 2 de julio de 1958, y estuvo en pie hasta que fue demolido mediante una implosión en 2007. El diseño era de Jack Miller y Asociados, con Donald R. Patterson como contratista general, y con colaboración del ingeniero Tung-Yen Lin. El resort [4] detrás del gran espectacular diseñado por Kermit Wayne mide 65.83 metros de largo y 11.27 metros de altura que contrastaba con la horizontalidad del conjunto y representaba una galaxia con rayos cósmicos y el sistema solar con el planeta tierra en el centro, exactamente donde el edificio hacia un quiebre para atraer la mirada de los automovilista. Del lado izquierdo se veía por primera vez la palabra stardust, acompañado de dos planetas que una vez superada la perspectiva se leía de nuevo la palabra stardust, pero ahora en una escala mayor rodeada de tres planetas más: los rayos cósmicos salen de la tierra y le dan la configuración de un cielo estrellado al letrero. Esos cinco planetas corresponden a los cinco edificios que alojaban las habitaciones en un esquema de motel: Júpiter, Marte, Mercurio, Neptuno, Saturno y por último Venus cuyas habitaciones estaban integradas a la edificación principal del Resort. 

En el sueño de Denise Scott Brown y Robert Venturi, el planeta tierra está en un pedestal diseñado por Paul Miller Ad Art Company en 1968 con 57.30 metros de alto y 28.34 metros de ancho, que contiene en el fondo magenta los rayos cósmicos que le dan la forma irregular  al letrero naciendo al centro de las palabra star y dust, y en el cual  ahora solo hay tres planetas que se acompañan de estrellas que replican la “t” de stardust que se convierten en un patrón geométrico que se repite a lo largo de la fachada. El sueño es en luces neón. 

Con el tiempo, el letrero sufrió modificaciones con rediseños por Raymond Larson de YESCO (Young Electric Sign Company) hasta sustituir la letra casi dibujada a mano por la tipografía de helvética y su desmantelación haciendo que el letrero entrara al The Neon Museum Las Vegas. [5] A Cornero se le atribuye el concepto de colocar las máquinas tragamonedas en el lobby del hotel para atraer a los huéspedes cuando pasaban.  

En términos arquitectónicos, el Stardust es un “cobertizo decorado”, término que los arquitectos Robert Venturi, Denise Scott Brown y Steven Izenour definen en Learning from Las Vegas para describir los diseños de edificios que combinan una “fachada retórica” decorada con símbolos y una “parte trasera convencional” que sirve de refugio (1977, p. 90) [6]

¿En qué habitación del Stardust Resort & Casino habrán soñado Denise Scott Brown, Robert Venturi y Steven Izenour cuando el hotel los hospedó gratuitamente para realizar el estudio de Aprendiendo de Las Vegas junto con sus 13 estudiantes?, ¿qué tipología de cuarto de hotel le dio forma a su sueño? 

 

SHELL

En todo lo alto del sueño, palabra aislada en el cielo del contexto de la pintura y sin ningún pedestal que la sostenga, el poder de la palabra no necesita soportes y quizá solo nos indica que el sueño se está convirtiendo en una pesadilla. De origen neerlandés, surge con la fusión de The Royal Dutch Petroleum Company de Jean Kessler, Henri Detering y Hugo Loudon de 1890 y de Shell Transport and Trading Company, empresa holandesa de 1897 fundada por los hermanos ingleses Marcus y Samuel Samuel; de recolectores de conchas pecten maximus para coleccionistas a comerciar petróleo, gas natural, petroquímicos e hidrógeno, exacto, el infierno en la era del cambio climático. 

Al fondo, junto al par de obeliscos en el plano de la arquitectura egipcia aparece un construcción no legible en color blanco con vanos en negro y un par de señalizaciones de publicidad en tonos rojos, verdes y azules que asemeja mucho al remate de la ventana superior del panel central de la Guild House (viviendas para los amigos de los ancianos en Filadelfia de 1960-1963, del mismo Robert Venturi con Rauch, Cope y Lippincott Asociados), un guiño posiblemente hacia la arquitectura y el simbolismo que exige el ornamento. 

En esta nueva versión de Denise Scott Brown y Robert Venturi parece que los cuatro libros sobre los que está recargado Ithiel Thown son: 

  1. Aprender de Las Vegas, El simbolismo olvidado de la forma arquitectónica. 
  2. Complejidad y contradicción en la arquitectura,  
  3. Arquitectura como signos y sistemas para una época manierista y
  4. Iconografía y electrónica, sobre una arquitectura genérica. Una vista desde la sala de redacción; 

 ya no son los libros de arquitectura de Jean Nicolas Louis Durand, Receuil et parallele des édifices en tout genre, anciens et modernes o Colección y paralelo de edificios de todo tipo, antiguos y modernos (1799-1801); y Précis des leçons d’architecture données à l’ecole polythechnique o Preciso de las lecciones de arquitectura impartidas en la Escuela Politécnica (1802-1805); ni los libros de Vitruvio y su De Architectura, a los cuales Cole hace referencia en la cúpula del templo romano; ni el libro de Cathedral Antiquities (1836), de John Britton, para la construcción gótica. 

El sueño tiene que ver con la arquitectura programática, mimética, novedosa (publicidad), populuxe (popular y de lujo), raodside (de carretera) y googie (arquitectura futurista influenciada por la cultura del automóvil, los jets, lo atómico y la era espacial), tiene que ver con la comida, los juegos y los coches, el sueño profundo es tan confuso que sólo podemos suponer que la arquitectura es divertida.

Recomendación para un monumento. Reinterpretación por Anónima sobre Denise Scott Brown, Robert Venturi y Steven Izenour / cajitas y casitas infelices, reinterpretación por Anónima sobre Livia Corno Benjamin.

 

Una pesadilla entre la vivienda colectiva y las cajitas felices. 

La vinculación con la realidad, la pesadilla, entre ver en ese sueño con los ojos medio abiertos y saber en donde está uno soñando, ese lugar no es una habitación como la que dibuja Madelon Vriesendrop en Delirio de Nueva York, donde el Chrysler Building (representando una figura femenina) y el Empire State Building (representando una figura masculina) están acostados sobre una superficie horizontal, una cama sobre un tapete urbano de Manhattan siendo observados por el Rockefeller Center sorprendidos en el acto de la modernidad (flagrant délit, in the act); [7] es, por el contrario en un cuarto, recámara por que ahí hay una cama de una vivienda de interés social, quizá de dimensiones menores a la de la referencia anterior que va desde los 2.40 metros de ancho, × 3 metros de largo × 2.3 metros de altura o 7 siete metros cuadrados (eso marcan las normas),  pero sin vistas a la ciudad, que mas que un lugar para vivir es un producto mercantil estandarizado que nos ha ido deteriorado como sociedad, ¿es unas casita infeliz? con la pesadilla de la distancia, de la falta de vinculación, del mantenimiento, del vicio oculto, de la corrupción, del abandono, de la falta de comunidad, pero aún así seguimos consumiendo esas cajitas felices que hoy en día estamos tratando de recuperar desde lo institucional, desde lo proyectual y desde el pensamiento post pandemia por los malos emplazamientos urbanos en las cuales se establecieron esas viviendas, el programa de gobierno de 2 millones de hogares para México que se llevo a cabo durante los años del 2000 al 2006 nos ha traído 18 años mas los que faltan de una intensa recuperación de ese tipo de viviendas para que sean un lugar para vivir, basta ver la serie fotográfica de Livia Corona Benjamin titulada con el mismo nombre del proyecto gubernamental: 2 millions homes for Mexico [8] para entender la magnitud de esta pesadilla. La vivienda no es un producto mercantil. 

 

La cajita feliz (the happy meal)

Invento latinoamericano originario de Guatemala creado por la chilena Yolanda Fernández Cofiño que en 1974 adquirió la primera franquicia para el país y que en la operación del día a día se dio cuenta que las porciones de los alimentos que se vendían en la franquicia eran demasiado grande para los niños, por lo que había mucho desperdicio, por lo que optó por generar un menú infantil conocido en su momento como el menú de Ronald que contenía hamburguesa, papas fritas, un refresco, un helado y un pequeño regalo dando nacimiento a un nuevo producto que revolucionaría la forma de interacción de los niños con la franquicia no solo desde los alimentos, también desde la idea. Tras la Convención Anual de Dueños de Franquicias de McDonald’s y la presentación del menú de Ronald, Bob Bernstein quien dirigía el área marketing (comercialización) de McDonald’s en esos años decidió adoptar y eliminar uno de los alimentos, el postre (al final siempre se compra un postre) y cambiar el regalo por un juguete y darle un giro a el nombre de menú de Ronald al de cajita feliz (the happy meal). Una invención de América Latina a Chicago que este 2024 cumple 50 años. La cajita feliz tiene unas dimensiones aproximadas de 12 cm × 12 cm × 14 cm, de altura sin contar con su agarradera en forma de M con la que puede llegar a tener 18 cm de altura y su peculiaridad es por un lado el juguete que contiene que con el tiempo ha dado paso a un pequeño libro para que los padres (o los niños en su caso) tengan la opción de elegir y la decoración exterior, el ornamento con el que se ilustra y acompaña la temática del juguete, esto acompañado entre mejores ingredientes, menos calorías y una comercialización mas responsable, eso en esencia. 

Pero que tiene que ver un sueño convertido en pesadilla, la vivienda y las cajitas felices?, todo, es el contenedor y el contenido, es la producción y el consumo. 

 

Despertar

Los ojos se mueven rápidamente tratando de entender que es lo que está pasando con la mente, estamos despertando y tratando de aferrarnos a algo, a una de esas ideas del sueño y su interpretación: signos, símbolos, sistemas, patrones, arquitectura programática, mimética, novedosa, populuso, de carretera o solo arquitectura google; ciudades oníricas, y urbanismo fantástico o solo reafirmar el papel del simbolismo en la arquitectura. 

A seguir soñando. 

 

Referencias

[1] Randy Donut´s, Historic Places in L.A., Los Angeles Coservancy: https://www.laconservancy.org/learn/historic-places/randys-donuts/ 

[2] The white castle system of eating hosues.

[3] strip: tira o banda, vía o calle que se usa para designar a el conjunto urbano comercial o residencial nacido a lo largo de una calle o una carretera.

[4] Complejo turístico, complejo hotelero, centro vacacional.

[5] The neon museum Las Vegas, history, brought to light.

[6] Stardust, Las Vegas Nevada, Architectural Design, Visualising Lost Theaters.

[7] The World of Madelon Vriesendorp New (1972-1975) y el storyboard para Flagrant Délit (in the Act) (1979). 

[8] Two Millions Homes for Mexico, de Livia Corona Benjamin.

 

Nota: 

Este texto forma parte de la instalación en linea The Architect´s New Dream para la exhibición de The Architectural League Prize of New York 2024.

Artículos del mismo autor

PRODUCTOS RELACIONADOS

ARTÍCULOS RELACIONADOS