Ya puedes inscribirte en el Concurso Arquine No.25 | Pabellón MEXTRÓPOLI 2023 | Ingresa aquí para más información

Columnas

Del Subway al metro

Del Subway al metro

3 agosto, 2014
por Andrea Griborio | Twitter: andrea_griborio | Instagram: andremonida

Es difícil imaginar Nueva York sin su metro. Desde su apertura en 1904 se convirtió en una de las piezas más significativas de la ciudad, uno de los sistemas de transporte público más importantes y significativos, quizás también uno de los más conocidos, ya que forma parte constante de la realidad del neoyorkino y también del imaginario colectivo de quienes se refieren a la misma.  Su complejidad, solo se entiende a partir de su historia. Las líneas que hoy lo conforman eran parte de diferentes compañías privadas que competían constantemente por el monopolio del transporte en la ciudad. Quien y cómo se conectarían, El Bronx, Manhattan, Brooklyn, Queens, Nueva Jersey y el resto de cercanías.

Es en 1968 cuando el para entonces gobernador Nelson Rockefeller promueve la creación de la Metropolitan Transportation Authority dedicada a unificar y pasar a la gestión pública la totalidad de las líneas, puentes, túneles y otros medios de transporte que poseía la ciudad para aquel entonces. Hoy, es el sistema de metro de 24 horas de funcionamiento más grande del mundo, en 2013 registró más de 1710 millones viajes, con un promedio de aproximadamente 5,5 millones de viajes entre semana, 3,2 millones de viajes los sábados, y 2,6 millones de viajes los domingos; a través de 468 estaciones y 24 líneas.

Fue el arquitecto y diseñador Massimo Vignelli (1931 – 2014) quien en 1972 cambió la cara al metro de Nueva York para darle la imagen que hoy conocemos donde cada línea tiene un color y cada estación se identifica con un punto que contiene la letra o el número que identifican la línea a la cual corresponde. Este es quizás el trabajo más importante del italiano entre los que también destacan la identidad corporativa de grandes compañías como IBM, Benetton y American Airlines

7

Es a mediados de 1967 (mismo año donde el Metro de Nueva York pasaba a ser responsabilidad 100% pública) que en México se inicia la construcción del Metro. En sus 45 años se ha convertido en un sistema fundamental de articulación de la ciudad, registrando para 2011 un número aproximado de 7.6 millones de viajes a través de sus 195 estaciones y 12 líneas (184 estaciones se encuentran en el Distrito Federal y 11 en el Estado de México). Fue el destacado diseñador gráfico Lance Wyman (1937) creador también de la iconografía para los Juegos Olímpicos de México 68, el responsable de concebir la iconografía que hoy caracteriza al metro de la Ciudad de México como uno de los sistemas más efectivos y singulares de comunicación gráfica. La utilización no sólo de colores sino también de íconos para cada estación, que otorgan una carga semántica a la misma y permiten al usuario identificar rápidamente donde está o indicar como llegar.

Nueva York con 8,336,697 habitantes, es la ciudad que nunca duerme, quizás en parte por que su metro tampoco lo hace, con sus 24 horas de funcionamiento duplica las condiciones del sistema de transporte público de la Ciudad de México, que con una población similar 8,851,080 habitantes sin considerar la población del área metropolitana en su totalidad, y a pesar de la implementación de otros sistemas de transporte públicos padece diariamente de los problemas que generan la falta de un sistema completo y eficiente de movilización urbana. Sin embargo cualquier tipo de acción deberá considerar más que nuevas líneas, la incorporación eficiente de sistemas donde parte de la estrategia sea la disminución del parque automotriz, donde segundos y terceros pisos dejen de convertirse en parte de las políticas públicas. La ciudad del ciudadano se construye en la calle, o en sus entrañas, que permiten mantener viva la fluidez de la ciudad, y hacer que esta nunca duerma.

6

Artículos del mismo autor

ARTÍCULOS RELACIONADOS