Libro del día ✅📚

Obras

Un museo marino y sus paraboloides

Un museo marino y sus paraboloides

Nombre del proyecto

  • Restaurante del Museo Marítimo del Cantábrico

Arquitectos

  • Zooco

Página web

  • zooco.es

Superficie

  • Interior: 570 m2
  • Exterior: 350 m2

Ubicación

  • Santander, España

Fotografía

  • David Zarzoso

Fecha

  • 2023

El estudio Zooco ha terminado la construcción del restaurante del Museo Marítimo del Cantábrico. Situado en Santander, España, el restaurante fue concebido como parte de un complejo arquitectónico que también incluye un centro oceanográfico diseñado por Vicente Roig Forner y Ángel Hernández Morales, que se construyó entre 1975 y 1978. 

El edificio original consta de dos cuerpos cuadrados unidos por una marquesina con estructura de concreto. El interior se distribuye en tres plantas en torno a un patio central cubierto por una bóveda de membranas paraboloides. En 2003 se llevó a cabo una rehabilitación y ampliación que incluyó la prolongación de la fachada oeste y la cubierta de la terraza con una estructura piramidal de aluminio, alterando así la concepción inicial del edificio. El proyecto dota al museo de un nuevo espacio en la segunda planta para albergar su restaurante y terraza. Para ello, el proyecto supuso la creación de un nuevo volumen que da solución a las patologías presentes en la cubierta y la fachada del edificio. 

La morfología cuadrada de este volumen es el resultado de la adición de cuatro triángulos que regularizan y completan los paraboloides del edificio original, dirigiendo así el protagonismo hacia el interior a la crudeza de estos paraboloides de concreto. En cierto sentido, la geometría se convierte en un elemento recuperado, vestigio del pasado, y protagonista del interior del restaurante. Tratada como un elemento artístico, los falsos techos triangulares de madera la enmarcan. 

En el exterior, una caja acristalada que busca la máxima transparencia (matizada por textiles en forma de cortinas, según la orientación), permite amplias vistas del extraordinario paisaje de la bahía de Santander, propiciando la sensación de estar en el mar. 

PRODUCTOS RELACIONADOS

ARTÍCULOS RELACIONADOS