Ya puedes inscribirte en el Concurso Arquine No.25 | Pabellón MEXTRÓPOLI 2023 | Ingresa aquí para más información

Obras

Instituto de Ciencias Moleculares de Orsay

Instituto de Ciencias Moleculares de Orsay

Nombre del Proyecto

  • Instituto de Ciencias Moleculares de Orsay

Arquitectos

  • KAAN Architecten (Kees Kaan, Vincent Panhuysen, Dikkie Scipio)

Equipo

  • Christophe Banderier, Marc Coma, Aksel Coruh, Sebastian van Damme, Paolo Faleschini, Renata Gilio, Walter Hoogerwerf, Jan Teunis ten Kate, Marco Lanna, Ismael Planelles Naya, Ana Rivero Esteban, Joeri Spijkers, Koen van Tienen, Pauline Trochu

Arquitecto socio local

  • FRES architectes

Cliente

  • Université Paris-Sud

Ingeniería Estructura

  • EVP Ingénierie

Ingeniería Acústica

  • Peutz & Associes

Asesor financiero

  • Bureau Michel Forgue

Carreteras y Utilidades

  • Servicad Ouest IDF

Instalaciones

  • INEX

Paisajista

  • KAAN Architecten

Fecha

  • 2018

Superficie

  • 10 000 m2

Ubicación

  • Orsay, Francia

Fotografía

  • Fernando Guerra y Sebastian Van Damme

 

El nuevo edificio del Instituto de Ciencias Moleculares de Orsay se ubica dentro del Campus Paris-Saclay (Francia), un campus urbano que ocupa casi 600 hectáreas. Tres laboratorios de investigación se encuentran en este instituto de física molecular superior y fisicoquímica que emplea a 160 colaboradores. El ISMO es parte del Centro de Física Materia y Radiación, agrupación de laboratorios de física, un edificio de enseñanza y un centro de recepción para investigadores internacionales. El proyecto se destaca por su aspecto poderoso y elegante. A través de esta realización, la investigación científica y la naturaleza coexisten armoniosamente.

Este proyecto es un ejemplo representativo de diseño urbano y rural mixto. En un paisaje montañoso, el monolito de concreto emerge del bosque. Una amplia escalera y un sendero con una suave pendiente conducen desde el río André a una explanada. Ambos están pavimentados con losas de concreto que le dan al conjunto el encanto de un palacio italiano.

El edificio se compone de dos partes, cada una tiene su propio carácter arquitectónico, fusionadas en una sola unidad. Una alberga láseres, espectrómetros y otros instrumentos científicos, mientras que la otra se compone de salas de reuniones y oficinas ordenadas y silenciosas, propicias para la concentración de usuarios. Los laboratorios, que están mejor protegidos de la luz del día, se encuentran al norte del lado largo del edificio, detrás de un elegante muro cortina.


Al lado sur, detrás de la fachada compuesta por un conjunto de montantes sólidos y dinteles de concreto que forman un patrón rectangular, son los espacios de oficinas. Esta rejilla se acentúa por el acristalamiento, retrocede 80 centímetros y forma nichos. Las ventanas altas ofrecen impresionantes vistas al paisaje. La entrada está exactamente en el medio de esta fachada y atrae la atención con un motivo diferente en el que el vestíbulo de vidrio se abre hacia afuera.

El lobby propone un espacio en blanco brillante que se eleva hasta el techo. La luz del día inunda el atrio a través de la fachada y los tragaluces. En el atrio hay una recepción, una cafetería y una gran escalera que conduce a los laboratorios y al aparcamiento. A la derecha de la entrada, una pared de libros se encuentra en dos pisos entre los cuales una escalera de caracol hecha de acero forma el cruce.


Mirando hacia arriba, la mirada está en los balcones rectangulares que avanzan en el vacío y son lugares de encuentro para intercambiar ideas y discutir. El efecto combinado de la luz del día, la generosidad de los volúmenes y las perspectivas creadas, da una sensación de espacio majestuoso. En el área de la oficina, los pasillos de cada piso están ubicados directamente detrás de las fachadas. Los espacios de trabajo están dispuestos alrededor de dos grandes patios que proporcionan luz natural y están diseñados para satisfacer las necesidades de calma y privacidad.

Además de la investigación de laboratorio y el procesamiento de datos, el edificio también ofrece un espacio dedicado a la enseñanza con un anfiteatro suspendido sobre el atrio en el tercer y cuarto piso. La parte inferior inclinada de sus pasos complementa perfectamente el tragaluz. Ella refleja la luz y amplifica su intensidad. El interior del anfiteatro está abrigado en roble.

La coherencia de la fachada le da al edificio su unidad. Los marcos y huecos profundos de la fachada principal se extienden en las fachadas laterales a las esquinas de la fachada norte. La estrategia de un diseño general de la fachada principal vincula a las dos almas para hacerlas vivir en armonía dentro de la institución.

ARTÍCULOS RELACIONADOS