Adquiere tu libro de arquitectura favorito | Envío gratis en pedidos superiores a $2,000 en CDMX

Obras

Centro Jambatu de Investigación de Anfibios y Museo

Centro Jambatu de Investigación de Anfibios y Museo

Nombre del proyecto

  • Centro Jambatu de Investigación de Anfibios y Museo

Arquitectos

  • Caá Porá Arquitectura
  • Santiago del Hierro
  • Gary Leggett Cahuas
  • María del Carmen Burbano

Ubicación

  • Quito, Ecuador

Fotografía

  • Jag Studio

Fecha

  • 2023

El Centro Jambatu es una institución líder en el mundo para la investigación y conservación de anfibios. Está localizado cerca de algunas de las áreas con mayor diversidad biológica del planeta y administra una colección de anfibios muy importante con casi 3000 individuos, que incluyen 29 especies de ranas y sapos en peligro de extinción. La mayoría de éstos solo están vivos en cautiverio.

La concepción de la construcción y su materialidad se centró en la búsqueda de materiales que fueran transparentes y que permitieran al visitante del centro conectarse más íntimamente con los edificios, al mismo tiempo que se creaban ecosistemas y microclimas para los anfibios. El propósito era lograr que las edificaciones se integran armoniosamente en un amplio jardín y que, de esta manera, formarán parte integral de la naturaleza circundante

El diseño de nuevos espacios de exhibición, laboratorios, bioteria, saparia y otras instalaciones señala un capítulo crítico en la vida del Centro Jambatu. Representa, por un lado, un paso importante hacia la mejora de las condiciones de las instalaciones de investigación y, por otro, muestra el deseo de compartir el trabajo del centro con la comunidad: acercar al público a las ciencias, acercar la ciencia a la vida diaria.

Dado que el Centro Jambatu se encuentra ubicado en una zona de alto riesgo ante posibles erupciones del Volcán Cotopaxi, fue necesario realizar un cambio radical en el diseño original, optando por una arquitectura sumamente ligera inspirada en los mismos terrarios temporales que se habían creado previamente y que resultaron altamente efectivos en su funcionalidad. Esta transformación arquitectónica conlleva la utilización de edificaciones con articulaciones mecánicas y materiales panelados, desmontables y de bajo peso, permitiendo una evacuación del 50% del museo en un tiempo de 48 horas.

En el norte del terreno, un edificio restaurado alberga el centro cultural, oficinas y laboratorios de alto nivel. Continuando el recorrido,  un espacio largo y oscuro se ubica en el piso de abajo y  actua como un túnel de inmersión, es decir, un terrario del tamaño de una habitación donde los visitantes pueden experimentar el entorno climático de la rana.

Finalmente, caminando hacia el río Pita, se encuentra un jardín botánico de marsupiales que actúa como un laboratorio abierto para ensayos de reintroducción de 6 especies que vivían en Quito hasta hace poco tiempo y desaparecieron del paisaje urbano debido a la pérdida de su hábitat.

ARTÍCULOS RELACIONADOS