Ya puedes inscribirte en el Concurso Arquine No.25 | Pabellón MEXTRÓPOLI 2023 | Ingresa aquí para más información

Obras

Casa B

Casa B

Nombre del proyecto

  • Casa B

Arquitectos

  • Infraestudio

Instagram

  • @infra_estudio

Ubicación

  • Artemisa, Cuba

Fecha

  • 2017

Proyecto publicado en Arquine No. 102 | Estructuras. Invierno 2022

El cliente contaba con una casa con un techo a dos aguas y de un solo piso, pero la estructura tenía bastantes problemas de diseño. Nos pide diseñar solamente un sótano, pero lo convencemos de poder dejar la planta libre y colgar del techo una habitación, teniendo en mente la Casa en Leiria de Aires Mateus. A nivel conceptual, queríamos lograr una casa que se escondiera a sí misma. Por eso, comenzamos planteando el volumen que cuelga del techo, primero con un techo de madera, lo que causaría que toda la estructura, de abajo hacia arriba, fuera de concreto.

Lo primero que hicimos fue cavar un huevo grande de 16 x 16 metros para hacer una cimentación que permitiera colocar las columnas donde fuera para, después, colocar los muros de contención. Compramos el concreto, pero estafaron al cliente y sólo llevaron la mitad de lo que se adquirió. Si no construíamos las cuatro paredes de contención de este hueco se crearía una gruta fría y tendríamos que demoler. A las diez de la noche, el contratista llevó a muchísimos albañiles para fabricar la otra mitad del concreto. Eso creó una especie de ola: del piso a una altura aproximadamente de 1.20 metros, el concreto tiene un matiz que tiende a lo rojo. De ese punto hacia arriba, el concreto es gris. Sin embargo, dos materiales distintos se fundieron uno al unísono de otro. De manera general, el proyecto tiene una estructura muy particular, ya que el techo tiene once metros de altura, la más larga a nivel residencial que existe en Cuba. Además, la habitación que sostiene el techo crea problemas estructurales que debemos resolver, porque toda la planta queda libre y vuelve necesario instalar una viga invertida de 14 metros. 

La aparte de debajo de la casa mira hacia sí misma. La parte pública del proyecto no tiene paredes: son ocho columnas. Lo que buscábamos es que la estructura fuera lo más liviana posible para que las dos fachadas pudieran funcionar. Hay una fachada exterior, hecha con tabla de palma que, además de la cuestión estética, responde a su contexto. La casa está frente al mar y los huracanes en Cuba son bastantes fuertes. La manera de luchar contra este fenómeno es con fricción. Si separamos las tablas de palma, el aire entrará, pero con menos velocidad. Dentro de esta primera fachada, hay un cubo de 10 x 10 metros, donde se encuentra la casa y se puede poner el aire acondicionado. 

El albañil que construyó esta casa nunca había hecho una obra así. Su experiencia era con los enchapes, techos con alturas de 3 metros, etc. Asimismo, nuestro ingeniero estructural acudía todo el tiempo a la obra para resolver día con día cómo hacer este trabajo. El cliente tomó un riesgo grande. En Cuba, no se había hecho antes una viga invertida de estas dimensiones. Todo el mundo nos dijo que la casa no podía realizarse, sobre todo ingenieros. Nosotros no tenemos ninguna experiencia en la construcción, y los ingenieros y albañiles sí, pero nunca habían tenido un encargo para el sector privado. Sin embargo, el calculo estructural nos decía que todo se podía llevar a cabo. Otros ingenieros nos decían que no iban a calcular más de cinco metros de altura para el techo. Pero encontramos quien pudiera asumir el reto. Nosotros le entregamos nuestra propuesta ideal y él fue quien calculó. El resultado es que la casa funciona de manera sistémica, todas sus partes se relacionan entre sí, aspecto que ayuda mucho a la estructura. Pero nuestro trabajo está ligado mucho a las ideas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS