Manual de operaciones de la Nave Espacial Tierra | R. Buckminster Fuller

Columnas

Sobre construcción abierta, auto-construcción y auto-organización

Sobre construcción abierta, auto-construcción y auto-organización

13 agosto, 2017
por Adam Greenfield

Adam Greenfield ha trabajado por más de una década en el desarrollo y diseño de tecnologías de información digital en red. Entre sus libros se incluyen Against the Smart City y Radical Technologies

Tras varios siglos en los que los modos de construcción que fueron totalmente comunes y normales prácticamente en cualquier lugar del mundo fueron eclipsados por la profesionalización, de nuevo nos encontramos viviendo en una época en la que cualquier persona puede aventurarse a construir las estructuras en las que vive, trabaja o sueña. Quienes le prestan algo más que una atención superficial al campo pueden fácilmente pensar en media docena de esquemas similares, con varios grados de resolución intelectual o estética, con nombre como Global Village Construction Set, Kiosk 2.0, prodUSER y Transparent Tools. A pesar de la tecnología relativamente avanzada y costosa en la que se basan, muchos de estos sistemas parecen haberse pensado en su origen con un escenario particular en mente: la provisión de vivienda y servicios auto-construidos de bajo costo en y para comunidades informales del sur global. Pero, ¿pueden estos principios funcionar también en el norte desarrollado, donde los materiales tienden a ser baratos mientras que la mano de obra es cara? O es simplemente al contrario: ¿el éxito de la construcción de “código abierto” (open source) requiere inevitablemente la base técnica instalada y relativamente fácil de acceder en el mundo desarrollado y muy difícil de conseguir en otras partes?

Tuve la suerte de poner a prueba estas cuestiones. Mi compañero y yo fuimos invitados a Rugby una mañana soleada de domingo a finales de verano del 2015 para ayudar a construir la estructura de una WikiHouse. Pudimos ver de cerca los beneficios y las desventajas de este modo de pensar, construir y habitar y quisiera compartir algunas reflexiones sobre nuestra experiencia. Algunas observaciones serán específicas a la WikiHouse. Mi intención, sin embargo, es decir algo más amplio sobre los intentos de apoyar la construcción amateur en el mundo real en base a infraestructura digital distribuida ampliamente y con licencias gratuitas.

 

La tiranía de la falta de estructura (al construir una estructura)

Como se planteó para esta construcción de prueba, la mayor parte de las cerca de quince personas en el sitio no tenían experiencia previa significativa en la construcción de edificios; la inteligencia, digamos, residía en los miles de componentes mismos, cuidadosamente diseñados y fabricados. Todo lo que debíamos hacer era unirlos con los martillos provistos, siguiendo las instrucciones sólo un poco más complicadas que las que acompañan un mueble desarmado de Ikea o Muji. Pero primero debíamos entender cómo trabajar como equipo: un conjunto de personas al azar que casi no se conocían entre sí al iniciar el día.

Involucrando un complejo ecosistema de partes y diferentes tipos y escalas de tareas, el proceso de construcción de una WikiHouse tenía una relación interesante con los típicos escollos que a menudo pueden surgir en grupos horizontales, donde los papeles y los títulos y todos los demás adornos de la jerarquía formal simplemente no pueden invocarse. Había ocasión para frustraciones con el difícil proceso de lograr el consenso, pero también había siempre algo útil que hacer, incluso para las personas que han decidido que tienen que irse y trabajar por su cuenta por un tiempo.

 

Enrollados en una larga cola

Debido a que sus componentes necesitan ser cortados con precisión por un taller equipado con la fresadora CNC necesaria, la WikiHouse depende implícitamente de la existencia y accesibilidad de una infraestructura de relativamente alta de tecnología cerca del sitio de construcción —eso o la logística de infraestructura a larga distancia capaz de entregar todos los componentes requeridos a un sitio potencialmente remoto.

Ya he observado que una sola, no demasiado grande WikiHouse requiere algo así como un millar de componentes, cada uno de los cuales debe ser torneado de una hoja de madera contrachapada. Piense en la demanda que esta pesada utilización impone a una fábrica —y especialmente compare esta carga de tiempo con técnicas de producción basadas en la disponibilidad (cada vez mayor) de materiales genéricos ya listos, como ladrillos, polines, láminas de aluminio o cemento colado en sitio— y podremos ver que la WikiHouse sólo sería capaz de cumplir con su promesa si máquinas CNC son distribuidas en la misma cantidad en que existen talleres de carpintería. Esto no es una circunstancia imposible de imaginar, pero no hemos llegado ahí todavía —ni en el Norte desarrollado ni en ningún otro lugar de la Tierra.

 

Pobre es aquél que depende del permiso de otro

También se produce una fricción considerable cuando el idealismo de la construcción de código abierto vuelve a repetir las prácticas institucionalizadas de construcción de una cultura formalizada. Aunque la WikiHouse fue diseñada para superar los márgenes de tolerancia estándar para la integridad estructural, los burócratas locales responsables de aprobar la creación de nuevas estructuras en Rugby, encontrando algo profundamente desconocido para ellos, evidentemente insistieron en modificaciones antes de que los planos pudieran ser aprobados.

Específicamente, estas modificaciones implicaban perforar manualmente una rejilla de orificios en cada uno de los miembros de refuerzo transversal y reforzar la estructura atornillándolos entre sí. Dado que la espera de un acervo de componentes preparados para construir constituyó el principal cuello de botella en el flujo de trabajo, no estoy seguro de que pueda juzgar justamente a la WikiHouse en relación a la velocidad de construcción. Ciertamente habría sido más rápido si no hubiéramos sido obligados a ese paso. (También diré que hay una profunda ironía al dibujar con lápiz una trama sobre piezas de madera contrachapada torneada mecánicamente a precisión y luego perforarlas manualmente, con una fracción de la velocidad y precisión que a una herramienta controlada digitalmente le habría llevado a la tarea.)

Desafíos como este son inevitables cuando algo como la WikiHouse se utiliza en una cultura donde existe un código de construcción rígido que se aplica con firmeza. Puedo imaginar fácilmente las técnicas de código abierto funcionando bien en lugares como Finlandia rural, donde la gente construye casas de lago por su cuenta todo el tiempo, sin permiso o supervisión. Pero de lo contrario será necesario ajustar la cultura de la aprobación burocrática, tal vez mediante la acumulación de un acervo de planos pre-aprobados y certificados para su ejecución en una jurisdicción determinada.

 

Principios fundamentales

Por último, lo que considero la lección más importante que aprendí de nuestros días con la WikiHouse tiene que ver con lo que podría considerarse como el protocolo social que rodea el acto de construir.

Por muy comunitario que fuera, este acto de construir parecía desplazado de las costumbres populares que solían gobernar estos esfuerzos casi por doquier: los rituales que marcan el inicio de una inversión compartida de energía y esfuerzo en el levantamiento de una estructura y al terminarla la consagran par la vivienda y el uso.

Puede que sea un terrible cliché invocar a los Amish y su construcción de graneros, con su dedicación no sólo a un propósito colectivo sino mutuo, pero ese espíritu fue algo que sentí que se perdió en Rugby. Tal vez todos los planos de la WikiHouse podrían incluir un elemento de piedra angular literal, para ser inscrito con los nombres de todos los que trabajaron en su cosntrucción. Es un pequeño detalle, pero revelador. Hemos hecho cosas como esta para reconocer a los involucrados en el esfuerzo colectivo de construir desde que había edificios y me parece absolutamente vital observar tales formalidades si queremos sacar provecho de la vinculación del método tecnológico-informático a nuestras formas de vida a largo plazo.

 

Juntando las piezas

Estoy convencido de que un marco de construcción abierto y maduro puede y permitirá a pequeños grupos de no-especialistas sin entrenamiento construir ellos mismos estructuras útiles, ecológicamente sustentables, rápidamente, a un costo relativamente bajo y con un mínimo de energía y residuos. Aplaudo enormemente el tiempo, la energía y el ingenio creativo que se invierte en su diseño y pruebas.

La experiencia sugiere, sin embargo, que prestar atención a las cuestiones de diseño puede ser fácilmente una distracción y una trampa —una manera de evitar conversaciones difíciles pero importantes y de no exigir los cambios que realmente necesitan suceder. Por muy innovador o eficiente que sea, el diseño arquitectónico o la ingeniería de una vivienda es menos importante que el hecho de que, en primer lugar, será presupuestada, autorizada y construida. Más aún: que después será ocupada por las personas más necesitadas de vivienda y no simplemente entregada al mercado como instrumento de inversión.

Éstas, claramente, son preguntas que están más allá del alcance de la WikiHouse, ya que están más allá del ámbito de cualquier conjunto de procedimientos para la producción física del espacio. Pero un diseñador ingenioso puede anticiparlas y tomar medidas prácticas para preparar la forma en que el sistema se encuentra con el mundo. Podemos pensar mejor los marcos de construcción de código abierto como parte de una gran ecología de sistemas comunitarios que aún están en gestación y que en su madurez necesariamente incluirían prácticas y convenciones sociales junto a tecnologías y procedimientos de producción. Aquellos de nosotros preocupados por ver que la vivienda se provea en base a principios de equidad y justicia, ante todo debemos tener en mente que nunca debe cometer el error de pensar que cualquier esquema de este tipo puede bastar por sí mismo.

Artículos del mismo autor

ARTÍCULOS RELACIONADOS