Adquiere tu libro de arquitectura favorito | Envío gratis en pedidos superiores a $2,000 en CDMX

Columnas

Rostros

Rostros

19 mayo, 2016
por Thaly Salinas

espacioEF

Es tiempo de escribir

El día final eran demasiadas emociones incluyendo la ilusión, el nerviosismo y la tristeza que comenzaba a hacerse presente. Debo ser honesta con algo. No hice un cierre como lo hubiese querido. Pero aún hay tiempo. Es tiempo de escribir. Hace nueve meses (240 días) recibí un correo con la invitación a un posgrado que se impartiría por primera vez en el país. Con el título de ESPACIO EFÍMERO, el manifiesto de Paco y la llamada de Anna, comencé a soñar.

¿Sería posible?, ¿era posible aparecer y desaparecer?.

Es tiempo de desaparecer

“31 de julio 2016:

Entonces pensé que necesitaba ordenar mis horas no-oficina… necesitaba permanecer aquí pero al mismo tiempo desaparecer, ¡volar!, necesitaba redescubrir una parte de mi mente que se había mantenido inamovible por algunos años, necesitaba utilizar las noches de vela provocadas hasta por el no-ruido y la no-compañía, necesitaba volver a soñar. Y me acuso de dejarme llevar por las coincidencias.

Entonces… es así que empieza una historia… tan extraña y diferente como sus letras… tan emocionante y llena de vida.”

PÁGINA 63. CAPÍTULO 32. LO EFÍMERO

No me queda duda que los tiempos son perfectos. Lo efímero llegó a mi justo cuando comenzaba a sentir que la luz no la veía en el tono correcto. Yo lo llamo destino. Era tiempo de desaparecer.

Es tiempo de responder

Ahora, a quienes a mi paso me preguntan “¿qué es lo que hacéis allá?”, tengo una pequeña respuesta:

El espacio efímero se refiere a todas aquellas intervenciones, acciones, exposiciones itinerantes, mutantes, no permanentes. Desde un pabellón de gran escala hasta un objeto origami color magenta. Desde un espacio en una galería de arte, un museo, un escaparate, un stand, una escenografía en una obra de teatro hasta una acción. Un espacio sensorial. Se nos ha enseñado a no olvidar la percepción del espacio a través de nuestros sentidos. Un diseñador de espacio efímero debe ser capaz de contar historias con las manos, los ojos, la nariz, la boca, los oídos. Debe ser capaz de evocar emociones.

Creo que con esto consigo un poco el silencio de las personas. Pero, ¿a quién quiero engañar? El posgrado fue mucho más que eso.

Es tiempo de aprender

Se nos ha enseñado que todo es posible, que nada es erróneo, que no existen límites. Se nos ha enseñado, después de 240 puestas de sol, que tenemos el legado de preguntarle al mundo “¿Qué harían ustedes si no tuvieran miedo?” Se nos ha enseñado a demostrar “todo lo que tenemos y todo lo que somos”. Se nos ha enseñado que para salir triunfantes no importa la distancia, ni las edades, ni el trabajo ajeno, ni las nacionalidades, ni las enfermedades. Se nos ha enseñado a sonreír. Se nos ha enseñado a trabajar en equipo, a ser amigos, a ser más humanos, a ser gritos, a ser lágrimas, a ser brazos, a ser besos, a ser risas.

Es tiempo de dudar 

Debo ser honesta nuevamente. La duda de lo que está por venir se hace presente. Aquí estoy, con este silencio ensordecedor que comienza cuando dejo mis dedos fuera del teclado del computador. Vuelvo a las ambulancias, al tráfico, y al sonido del ventilador. Sé que el siguiente fin de semana no será como los que había tenido antes. No tendré que preparar equipaje. No tengo que buscar un vuelo y tampoco una casa en donde quedarme. No tengo que dejar trabajo pendiente ni salir corriendo a alcanzar el autobús.

Definitivamente tengo que organizar mis ideas por estos meses con mi único propósito de encontrar algo que me llene y me haga tan feliz como pasar cada quince días con ustedes.

Es tiempo de reconocer

Siempre lo he dicho. Jamás. Jamás se logra algo por sí solo. Tengo la certeza de que uno nunca logra nada sin el apoyo de los suyos.

Es tiempo de sus rostros

¿Cómo decir adiós?

No.

Debo decir que tengo una victoria más, porque por ustedes y con ustedes he aprendido que existe un mundo de posibilidades a mi alcance. Debo decir sus nombres. Debo decir sus voces. Debo gritar que me llevo sus rostros, esos que ahora son míos.

Es tiempo de cerrar

“09 de abril 2016:

Lo efímero. Bajo la luna de esta noche he concluido una historia. Tan extraña y diferente como sus letras, tan emocionante y llena de vida.

¡Volví a soñar, volví a ser magenta y conocí sus rostros!

PÁGINA 113. CAPÍTULO 71. ROSTROS.


Thaly Salinas es Alumna del Posgrado Espacio efímero, Primera Edición, 2015-2016


Conoce el Posgrado Espacio efímero de Arquine y la Universidad Politécnica de Cataluña. El posgrado está pensado con la finalidad de ofrecer conocimientos especializados a personas de toda la república, laboralmente activas. Por ello, las clases se imparten cada quince días, viernes por la tarde y sábados a lo largo de toda la jornada.