Ya puedes inscribirte en el Concurso Arquine No.25 | Pabellón MEXTRÓPOLI 2023 | Ingresa aquí para más información

Sin categoría

Representando realidadesRepresentando realidades

Representando realidadesRepresentando realidades

19 abril, 2012
por Arquine

por Marina Muñoz  / @MHaar_

La representación gráfica y construida de la realidad ha tomado un papel protagonista dentro de la actividad creativa. Cada vez más encontramos imágenes en lugar de edificios. En un intento dominante por difuminar el ya tradicional acto representativo del dibujo, las máquinas alimentan el sobrevalorado hiperrealismo digital actual. En contraparte, los edificios se vuelcan en gestos formales que buscan representar momentos y circunstancias a través de excesos visuales que logran romper con los esquemas, pareciéndose más y más a las previsualizaciones digitales.

Como diría Matisse, dibujar es hacer un gesto expresivo con la ventaja de la permanencia. Precisamente, experto en hacer gestos permanentes, Hoon Moon voltea de cabeza el arquetipo de arquitecto estrella. Lejos de la típica vestimenta negra y fetichista de oficio, el arquitecto coreano lleva al límite conceptos, formas y realidades. Observador desde pequeño, la naturaleza misma le enseñó sobre la coexistencia de opuestos y la existencia de multirealidades dentro de un mismo ambiente. Seducido por un modernismo ascético y un particular instinto provocador, Hoon Moon se divide entre el milenario arte del dibujo y su particular superficialidad arquitectónica.

Desafiando la aparente jerarquía de orden existente, Hoon Moon replantea al dibujo manual como una manifestación de “terrorismo creativo”, alejándolo de la posición estática y neutral en la que se le ha dejado de lado. Para Moon, los dibujos se alejan de la condición de utopía y así replantearse como un detentor de aspiraciones que divergen hacia las múltiples realidades; un filtro entre lo que es y lo que deseamos que sea. Así, tanto el dibujo como la edificación real, son manifestaciones diferentes de un mismo deseo.

Paralelamente, el objetivo de su creatividad arquitectónica no se enfoca en dar a conocer su ácido trabajo, sino en comunicar la energía emocional que implica la representación de estas realidades. Tanto el dibujo, como la construcción del espacio, implican sublimes y expresivas representaciones de los extractos de pensamiento que pasan por nuestras mentes. Soportados en su escandalosa imaginación, proyectos como Rock It Suda, la Casa Lollipop o la Casa Panorama reafirman su ímpetu por crear figuras icónicas que logren coexistir en un espacio libre de limitaciones físicas y funcionales. Su premisa es que “en la arquitectura, todo es posible”, así, el controversial arquitecto continúa dibujando y buscando crear, siempre, en una experiencia arquitectónica tridimensional y desbordante en reflejos del vivaz pop art del siglo 20.