Adquiere tu libro de arquitectura favorito | Envío gratis en pedidos superiores a $2,000 en CDMX

Sin categoría

Reflexiones sobre el día mundial sin auto en México

Reflexiones sobre el día mundial sin auto en México

1 octubre, 2014
por Arquine

por Salvador Herrera Montes

Para dejar el auto no se necesitan grandes acciones. Se puede empezar con la voluntad de cada uno de probar otra alternativa. Conocer luego se convierte en demandar. Demandar que sea mejor porque puede funcionar.

Así surgió la celebración mundial del día sin auto los días 22 de Septiembre desde el año 2000 como una iniciativa de la Comisión Europea. Este evento marca el anhelo de una parte de la sociedad por reducir nuestra adicción y dependencia del automóvil aunque en otra parte de la sociedad siga la tendencia de hacer del auto su único modo de transporte.

En México esta dualidad es muy marcada. Como ejemplo basta mencionar que la comercialización de automotores y camiones ligeros en agosto de 2014 tuvo un incremento en las ventas de 17.6% con la colocación de 103 mil 881 unidades, 15 mil 549 más respecto al mismo mes del año pasado, convirtiéndose en el sexto mes con incremento en lo que va del año, donde seis de siete segmentos concluyeron en números positivos, según informó la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (amda.org). Y no se trata aquí de estar en contra de la compra de automotores lo que se argumenta es la creciente dependencia que desarrollamos en torno a estas máquinas.

Mientras que por un lado vemos aumentos regulares a las gasolinas en contra parte aún tenemos una gran oferta de estacionamiento barato, una tasación al automóvil a la baja por concepto de tenencia, un abierto y descarado irrespeto por las normas de tránsito que hacen que en nuestro país los accidentes de tránsito sean la primera causa de muerte en la población de 5 a 34 años de edad y la segunda causa de orfandad en México. (datos de conapra.salud.gob.mx).

El día mundial sin auto resulta para México una gran pregunta abierta al futuro de las decisiones que tomemos como Nación. ¿Podremos transitar a ser una sociedad libre de la dependencia del automóvil o generaremos islas de movilidad sustentable en un mar de infraestructura y desarrollo urbano orientado al vehículo particular?

Muy difícil de responder y como muestra un acontecimiento reciente. Por un lado tenemos el 22 de septiembre la experiencia de un Zócalo libre de motores. Mensaje poderoso lanzado desde la entraña misma de la nación que nos hace recordar que hace sólo unas semanas fue usado como estacionamiento.

Captura de pantalla 2014-10-01 a la(s) 11.26.53Izquierda: foto del autor en el día mundial sin auto | Derecha: sinembargo.mx

Dos usos del mismo espacio. Las razones son las que hay que estudiar. En una se busca mandar un mensaje de concientización a la población en la otra facilitar el acceso vehicular. En una el público goza el espacio en el otro lo usa de manera utilitaria. En una hay un mensaje de integración y equidad y en la otra uno de exclusión y privacidad.

¿Qué necesitamos para vivir sin dependencia del auto en México? La pregunta es casi un acertijo ya que incide en lo institucional y en lo económico, en la forma y en el fondo de nuestras leyes, reglamentos, planes de desarrollo urbano y programas operativos anuales. Toca a todos los sectores porque esta adicción es transversal. A unos por uso y otros por anhelo.

Lo que queda claro es que el cambio empieza por decisiones y actos individuales, como es el caso de la celebración del día mundial sin auto en la recién creada Secretaría de Movilidad del Distrito Federal en la que ya sea por obligación o por voluntad, al menos un día del año, el estacionamiento lució libre de autos y los trabajadores aprendieron, gozaron o sufrieron, una forma diferente de llegar a su trabajo. Confiamos en que ese aprendizaje se convierta en impulso para transformar la movilidad.

Captura de pantalla 2014-10-01 a la(s) 11.25.41Foto: Erick Cisneros, 22 de septiembre de 2014