Adquiere tu libro de arquitectura favorito | Envío gratis en pedidos superiores a $2,000 en CDMX

Columnas

Pesquisas para la vivienda

Pesquisas para la vivienda

25 julio, 2013
por Arquine

En nuestro estado emocional repercute el espacio en el que nos desenvolvemos todos los días; influye directamente en nuestro comportamiento tanto individual como colectivo. El ambiente físico es una fuente de estimulación sensorial, el yo absorbe al mundo circundante y al mismo tiempo la conducta humana dicta las características del diseño arquitectónico en una estrecha relación mutualista. La vivienda es una necesidad primera: su atmósfera definirá el desarrollo físico, biológico y social de una persona. Éste escenario de interacción social es el que más influye tanto en lo individual como en lo colectivo y está relacionado con el concepto de ‘familia,’ que se transforma constantemente según las exigencias de un contexto cultural y social determinado. En torno al concepto de ‘familia’ se desarrolla la ‘casa’ como espacio arquitectónico en el que ínter actuamos día con día y mostramos toda clase de emociones que sin duda  formarán nuestra personalidad y hasta definirán nuestra profesión. En nuestra infancia vivimos la arquitectura sin reflexionar sobre ella, sin embargo nuestros recuerdos y vivencias condicionan nuestros ideales de lo que pueden ser diversos espacios en una ‘casa’ e incluso para cada persona la vivienda tiene un valor distinto.

Según esto la vivienda, aún formalizándose en muros que delimitan espacios no podría limitarse a ellos sino que estaría vinculada a lo psicológico, lo perceptivo o lo emocional. En tal caso podríamos preguntarnos cómo enfrentarnos al diseño del habitar, primero, y cómo debiera este transmitirse en las escuelas, después. Además, si añadimos a lo mencionado anteriormente que existen otros muchos factores, como económicos o políticos, que son causa actual de muchas de las problemáticas relacionadas, la vivienda ha terminado por convertirse en un objeto de análisis y discusión de diversas disciplinas. El arquitecto ya no esta sólo en esta pesquisa, pues hoy, en el mundo en el que vivimos, parece fundamental un trabajo multidisciplinario. Las tendencias apuntan hacia un diseño participativo, en donde exista el aprendizaje bilateral. Un tejido conectivo de distintas perspectivas listas para resolver y atacar los retos de la vivienda por diferentes frentes. Cada vez es más latente la necesidad de un replanteamiento del oficio del arquitecto que rompa con las personalidades intrínsecas que han abundado en las últimas generaciones de arquitectos.

En México se generan nuevas formas de entender la superficie urbana en búsqueda de una vivienda saludable. Proyectos como CASA UNAM, realizado por estudiantes, hablan de un trabajo transdisciplinario, conjuntan a estudiantes y maestros; arquitectos, diseñadores, comunicadores e ingenieros, dejan ver la preocupación por lo individual y lo colectivo, se adaptan de forma razonable al contexto, logran cubrir las necesidades de la ‘familia’ actual y dejan abiertas posibilidades de transformación. Sin embargo debemos seguir cuestionando nuestra labor como arquitectos, buscar y hacer conexiones con otras disciplinas y estar en una constante búsqueda de atmósferas. Recordemos a Aldo Rossi cuando hablaba del ‘proyectar arquitectónico’ y como se debe de constituir un profundo proceso de conocimiento integral del fenómeno cultural que a cada generación de arquitectos nos toca vivir.

Selene Patlán | @selenepatlan + Rebecca Rojas | @rebeccagrojas