Adquiere tu libro de arquitectura favorito | Envío gratis en pedidos superiores a $2,000 en CDMX

Noticias

Paolo Portoghesi (1931–2023)

Paolo Portoghesi (1931–2023)

30 mayo, 2023
por Arquine

Paolo Portoghesi nació en Roma el 2 de noviembre de 1931 y en 1957 se recibió como arquitecto en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la Sapienza. Su padre también fue arquitecto. En una entrevista, Portoghesi dijo:

Nací en Roma y hasta los dieciocho años nunca me mudé de la ciudad. Siempre me ha encantado y nunca dejé de estudiarla. Soy fruto de la condición humana vivida en Roma, a la que he dedicado tantos libros e investigaciones y de la que todavía sigo aprendiendo cosas nuevas.

Vivía a unos pasos de Sant’Ivo de la Sapienza, terminada de construir en 1660. Acaso el paseo diario frente a esa obra lo llevó a interesarse por su arquitecto: Francesco Borromini. En los años sesenta, Portoghesi se hizo cargo de la reedición, tanto en facsímil como en una versión traducida del latín y de menor formato, del Opus Architecttonicum y la Opera del Cav. Francesco Borromini. 

Entre 1967 y 1977, Portoghesi fue profesor de historia de la arquitectura en el Politécnico de Milán, del que fue decano de 1968 a 1976. A partir de 1995 fue profesor de diseño en la Facultad de Arquitectura de la Universidad La Sapienza. Dirigió la sección de arquitectura de la Bienal de Venecia (1979-82), de la que también fue presidente (1983-93). En los últimos treinta años, Portoghesi dejó de hablar del posmoderno para interesarse en la ‘geoarquitectura’, una disciplina que, según dijo él mismo, “busca corregir la relación entre arquitectura y naturaleza sobre la base de una nueva alianza: el hombre debe dejar de construir según una lógica puramente económica que produce despilfarro de energía, contaminación y explotación del patrimonio de los antiguos pueblos en lugar de abandonarlos a la destrucción”.

Sobre el dibujo, en otra entrevista Portoghesi afirmó:

Construir quiere decir poner juntas cosas según una lógica, según un pensamiento. También, al menos dentro de ciertos límites, teniendo en cuenta los vínculos de la línea, del peso. El dibujo es un instrumento indispensable. Es también un instrumento que da un gran placer a quien lo ejerce porque podría decir que una de las características del dibujo es ser ya, de alguna manera, un fenómeno estético. Por tanto, digamos, y la persona que dibuja lo sabe muy bien, es una actividad que tiene un aspecto, ¿cómo se podría decir?, fascinante. Coger una hoja que primero es un vacío absoluto y luego, poco a poco, se enriquece y se convierte en un objeto.

Paolo Portoghesi murió, a los 92 años, el 30 de mayo de 2023.