Adquiere tu libro de arquitectura favorito | Envío gratis en pedidos superiores a $2,000 en CDMX

Columnas

Paisaje como infraestructura

Paisaje como infraestructura

5 mayo, 2014
por Andrea Griborio | Twitter: andrea_griborio | Instagram: andremonida

Conectar es trascender, es ir más allá y producir una consecuencia. El Umbral de las Américas, debía conectar, unir diferentes escalas, ideas, y procesos en el borde de la frontera más transitada del mundo. El Consejo de Desarrollo Económico de Tijuana –órgano que reúne y vincula el sector público, privado y civil en la ciudad fronteriza– se comprometió públicamente hace unos meses a considerar las propuestas presentadas al Concurso Arquine No.16 para valorar la incorporación del proyecto sobre el río Tijuana al Plan Estratégico Metropolitano Tijuana 2034. Como ganador del primer lugar el jurado seleccionó un proyecto que entiende el puente como mucho más que un umbral, con un gesto simple y contundente conecta lo táctico y lo estratégico a diversas escalas, logrando ofrecer al jurado la respuesta que buscaba, un proyecto que lograra entender a diversas escalas la complejidad del lugar y que a la vez fuera capaz de convertirse en un espacio catalizador del desarrollo creativo y simbólico del lugar.

ARQ-16C-0306 vista de pajaro

Daniel Daou –candidato a Doctor en Diseño en la Graduate School of Design de la Universidad de Harvard y representante del equipo ganador del primer lugar– describía la propuesta ganadora en el pasado programa de La Hora Arquine como un proyecto que busca conectar no sólo los dos lados de la ciudad, sino también ésta con el río a escala regional, rescatando los ecosistemas existentes y cambiando la idea que se tiene del entorno. Un proyecto que construye paisaje y funciona como infraestructura. Un espacio pensado para estar, un lugar comparable en dimensión al área que ocupa el Zócalo en la ciudad de México. Elegido como ‘Umbral de las Américas’, busca enfatizar la componente cívica del lugar y la cultura dual que simboliza, para lograr a su vez, reconocer la fauna y la flora que le da cobijo, por medio de dos espacios claramente reconocibles: la plaza, el lugar para estar, es una plataforma que une y soporta, que se ondula para conectarse con el río y rescatar algunos de los procesos biofísicos que forman parte de la naturaleza propia del ecosistema donde se ubica, y generar un espacio de cobijo y esparcimiento donde cruzar y transitar, estar y encontrar. El otro espacio es la cubierta contenedora; la superficie que une deja de ser sólo soporte para convertirse en el recipiente que albergará en su interior los usos múltiples que demandan la atención especializada de todos los usuarios identificados en la zona.

ARQ-16C-0306 principal

El proyecto para el nuevo ‘Umbral de las Américas’, recuerda los lienzos cortados de Lucio Fontana, donde el corte sobre la superficie supone la conquista de otra dimensión. Un plano que, a partir de cada uno de los gestos que contiene, construye un nuevo paisaje de uso público. Fontana decía “los artistas anticipan gestos científicos; los gestos científicos provocan siempre gestos artísticos” y sin duda el proyecto persigue el diálogo entre esas dualidades quizás artísticas o quizás técnicas, entre paisaje e infraestructura, entre naturaleza y cultura, entendidas desde la complejidad del lugar, y con el reconocimiento de sus fallas y oportunidades.

ARQ-16C-0306 render UA

Artículos del mismo autor

ARTÍCULOS RELACIONADOS