Adquiere tu libro de arquitectura favorito | Envío gratis en pedidos superiores a $2,000 en CDMX

Columnas

Paisaje anuncio

Paisaje anuncio

28 mayo, 2014
por Salvador Herrera Montes

Uno de los pocos atributos que puedo otorgar al segundo piso del Distrito Federal es que un momento nos dio una perspectiva única de ciudad de México. Recuerdo que la primera vez que lo utilice me sorprendió ver la ciudad. Literal. Ver la ciudad.

En ese momento se podía observar la ciudad desde un nivel panorámico. La ciudad se mostraba amplia y enorme. Uno podía ver las montañas del poniente con sus bosques, y al oriente el inacabable continuo urbano hasta el cierre del Valle de México por el oriente.

Pensé: esta vista durará poco. Y así fue. La industria de la publicidad exterior reaccionó a su “nuevo mercado” creado por la política de movilidad de la propia ciudad. En poco tiempo aparecieron espectaculares y anuncios sobre los muros y techos de los edificios adyacentes. El paisaje cambio. La ciudad en este nivel se volvió a convertir en anuncio. Esto muy a pesar de que la ley [1] dice que los habitantes de la Ciudad de México tienen el derecho a desarrollarse en un entorno natural y urbano armónico que propicie una mejor calidad de vida. Como tantos derechos que en este país asistimos de nueva cuenta a un derecho que no se cumple.

Recientemente usé por vez primera el segundo piso del Estado de México. Mi impacto fue mayúsculo. La abundancia de publicidad exterior desde el segundo piso es inaudita. Incluso llega al nivel de anuncio que se superponen y se bloquean unos con otros. La proximidad de algunos de ellos a la vialidad es intimidante al grado de que sus luminarias parecen ser las de la vialidad. Evidente que el efecto de la velocidad hace que la sensación sea más real.

Sin embargo me pongo a pensar, ¿toda esta publicidad realmente ayuda a hacer de esta vialidad una vía segura?

El punto de encuentro entre el DF y el EDOMEX es por demás elocuente sobre esta falta de respeto al paisaje urbano. Me resulto muy llamativo el que a la par del anuncio de bienvenida a la ciudad capital de este país se muestre un espectacular que le gana en dimensiones y que ofrece camisas desde $198 pesos. Una verdadera oferta para quienes nos visitan.

El sector de publicidad exterior es importante para la economía. Además ha hecho contribuciones novedosas y originales para las ciudades. Un caso sobresaliente es el servicio de bicicletas públicas. En particular, la vinculación del sistema Velib en París con la empresa de publicidad JCDecaux. Este sistema inició operación en 2007 es operado en concesión por esta empresa de publicidad y es desde 2013 el tercer sistema de bicis públicas en el mundo por el número de bicicletas.

En ciudad de México, el sistema de transporte individual en bicicleta llamado Ecobici, es operado por la empresa de publicidad Clear Channel a través de su división Smartbike que está presente en 8 países en 15 ciudades, con diferentes modelos de negocio. Actualmente tiene más de 20,000 bicicletas en operación aportando servicios de valor agregado a las empresas, gobierno y ciudadanos de acuerdo con lo expuesto en su sitio web.

De acuerdo con una nota de El Economista del año pasado, en México el mercado de la publicidad y mercadotecnia crece alrededor de 14% anual, ya que cada año las empresas invierten más de 150,000 millones de pesos en esta área. El país es la segunda nación de Latinoamérica que más invierte en este sector, solo superado por Brasil y por encima de Argentina, de acuerdo con datos de la Confederación de la Industria de la Comunicación Mercadotécnica (Cicom). Tan sólo en publicidad cada año las empresas invierten más de 65,000 millones de pesos, de los cuales 8% es para publicidad exterior. Además, esta industria ofrece empleos en todas sus ramas a más de 1.6 millones de personas en toda la República Mexicana.

Es evidente el esfuerzo que hace el Gobierno del Distrito Federal y las empresas del sector en concebir nuevas ideas para ordenar y mejorar el paisaje urbano. El Consejo de Publicidad Exterior (CPE) aprobó recientemente ocho nuevos nodos publicitarios que serán distribuidos en seis demarcaciones territoriales de la Ciudad de México. Las nuevas superficies delimitadas por la CPE para instalar publicidad se suman al proyecto que se desarrolla actualmente en la Glorieta de Insurgentes, donde el uso de tecnología de punta mediante pantallas leds transformará la forma de hacer publicidad para las empresas y los propios anunciantes en este novedoso espacio público, algo similar al de otras ciudades como el Time Square, en Nueva york y el Picadilly Circus en Londres. La creación de estos nodos servirá para mejorar su entorno urbano ya que el 40% de los recursos generados por la colocación de publicidad será destinado a iluminación, seguridad, áreas recreativas y vegetación.

Por tanto, ¿qué más puede hacer el sector de publicidad exterior para regresarnos nuestro paisaje urbano y a la vez mantener su negocio y hacerlo crecer? Sin duda un reto para la creatividad de sus ejecutivos que la tecnología puede ayudar a hacer posible. Sin duda también una demanda de muchos ciudadanos como yo que aspiramos a un paisaje y a ver a nuestra ciudad.

001
002


[1] Ley de Publicidad Exterior del Distrito Federal, 2010

Artículos del mismo autor