Columnas

Otis

Otis

23 marzo, 2015
por Alejandro Hernández Gálvez | Twitter: otrootroblog | Instagram: otrootroblog

hb

En la Grove Encyclopedia of American Art se puede leer que John Gaynor nació en Irlanda cerca de 1826 y que su nombre aparece por primera vez en el directorio de Brooklyn de 1851. En 1863 dejó Nueva York por la costa oeste donde trabajó para el millonario William Chapman Ralston. Originario de Ohio, Ralston hizo su fortuna en California dedicándose a la minería. En San Francisco fundó el Banco de California, aunque según Wikipedia, su sueño fue construir el Hotel Palace, en San Francisco. Invirtió más de cinco millones de dólares en la obra, lo que agotó los recursos de su banco y finalmente lo llevó a la quiebra. El hotel, diseñado por Gaynor, abrió sus puertas el 2 de octubre de 1875, pero fue destruido por el incendio que siguió al terremoto de 1906. En 1909 fue reconstruido.

Sólo se conoce un edificio hecho por Gaynor durante los doce años que pasó en Nueva York trabajando como arquitecto, el edificio Haughwout en la esquina de Broadway y Broome. Eder V. Haughwout había establecido desde 1832 una compañía de importación de porcelana, plata, candelabros y otros artículos domésticos de lujo. En su libro From Ascending Rooms to Express Elevators: a History of the Passenger Elevator in the 19th Century, Lee Edward Gray cuenta que la compañía estuvo de 1838 a 1857 en el 561-563 de Broadway. El 16 de marzo de 1857 Haughwout cerró su vieja tienda y preparó la gran inauguración, de la noche del 23 de marzo a la del 24, del nuevo edificio diseñado por Gaynor.

Gaynor se inspiró en la biblioteca veneciana de Jacopo Sansovino, de 1546, para diseñar la fachada, fabricada en acero fundido en los talleres de Daniel Badger —quien venía de una familia de armadores de barcos y que en 1846 había instalado su fundidora en Nueva York, desde donde enviaba elementos prefabricados de fierro fundido a todos los Estados Unidos y a lugares como la Habana y el Cairo.

Una de las características más notables de ese edificio de sólo cinco niveles era su elevador, el primero de pasajeros instalado en el mundo. Gray cita un reportaje del New York Tribune: “Entre las novedades que notamos se encuentra un elevador que deberá trabajar con vapor y estará amueblado con un sofá y un carruaje para llevar a las damas de un piso a otro. La caldera y el motor a vapor se encuentran en el lote trasero, separados del edificio principal.” Gray también apunta la ambigua redacción entre presente y futuro. Los registros en los archivos de la compañía de Elisha Otis dicen que el elevador se embarcó de Yonkers el 23 de marzo y que no se instaló sino hasta el 6 de abril. Se trató de un Otis Nº 1 —evidentemente— con una capacidad de carga de 1000 libras y una velocidad de 120 metros por minuto y con un costo de 300 dólares —poco más de 8 mil dólares actuales, lo que resulta sorprendentemente barato para nuestros estándares.

A mediados del siglo XX, el edificio Haughwout quedaba en la zona que Robert Moses planeaba demoler para construir el Lower Manhattan Expressway pero, para molestia de Moses, perdió en las audiencias que en 1966 declararon como patrimonio al edificio diseñado por Gaynor y que entre la noche del 23 y la del 24 de marzo de 1857 visitaron miles de personas antes de que, el 6 de abril, ahí se instalara el primer elevador para pasajeros del mundo.

Artículos del mismo autor

ARTÍCULOS RELACIONADOS