Libro del día ✅📚📘

Obras

Una iglesia a las afueras de Brasilia

Una iglesia a las afueras de Brasilia

Nombre del proyecto

  • La Sagrada Familia

Arquitectos

  • ARQBR Arquitetura e Urbanismo

Página web

  • arqbr.arq.br/

Superficie

  • 3,915 m²

Ubicación

  • Brasilia, Brasil

Fotografía

  • Joana França

Fecha

  • 2022

En el proceso de expansión urbana, iniciado incluso antes de su inauguración según el modelo de ciudades-satélite, el sentido de continuidad y visibilidad del colectivo urbano vendrá dado por las vías parque, inspiradas en los parkways de Olmsted y Vaux, y concebidas como instrumentos de planificación regional. Al margen de la EPIA – Estrada Parque Indústria e Abastecimento (Carretera Parque Industria y Abastecimiento), uno de los principales componentes del sistema radiocéntrico implantado para apoyar el Proyecto Piloto de Lucio Costa (Plano Piloto), se sitúa el terreno destinado a la Iglesia de la Sagrada Familia.

Caracterizada por una exuberante avenida de eucaliptos que daba forma a la entrada de la ciudad, la EPIA, que empezó a ser controlada por el gobierno federal en 2004, se transformó recientemente en una autopista, al haberse ampliado sus carriles y segregado su circulación del tráfico local. Debido a que casi todos los árboles fueron cortados para dar cabida a los carriles marginales, el resultado fue una pérdida del carácter bucólico de la zona circundante, que se vio reforzada por la parcelación de la tierra, el crecimiento extensivo de viviendas caras y grandes empresas comerciales, creando rupturas en la configuración urbana y conformando un paisaje genérico en constante cambio. Así, la función urbana de la carretera, la atención a las cualidades paisajísticas y la experiencia sensible del trazado dan lugar a la velocidad, a la eficacia y a la fluidez bajo una lógica de autopista.

El concepto arquitectónico adoptado se desarrolla a partir de la relación entre espiritualidad, naturaleza y comunidad. La espiritualidad se comunica en la religión católica a través de sus ritos, celebraciones y símbolos sagrados. El sentido sagrado se yergue y renueva a través del contacto sensible de la naturaleza, que evoca la presencia divina y la integración con el cosmos. La arquitectura, a su vez, ha sido el espacio privilegiado de manifestación de lo sagrado por parte de quien la ocupa, donde la luz penetra delicadamente, o donde el silencio de la piedra se manifiesta en el murmullo de las oraciones. La nave circular aporta como concepto este gesto de acogida, ya que aproxima el altar a la congregación.

La luz natural penetra a través del anillo circular de la cubierta, transformando el espacio interior de la nave, que se dispone medio nivel por debajo de la altura natural de la parcela. Esto permite el desbordamiento del paisaje a través de una pequeña abertura alineada con la planta baja, al tiempo que preserva la intimidad del espacio interior. Tal característica sólo es posible gracias a la elevación del volumen circular de hormigón, suspendido por seis pilares que pertenecen a la cimentación estructural implantada en la topografía. Al revelar la presencia del horizonte, la arquitectura se convierte en un elemento constitutivo del paisaje, una apertura a la dimensión poética del mundo, que conecta la realidad material con la mirada de su espectador.

El esquema generador del diseño viene determinado por dos ejes principales. El eje noroeste-sureste conecta la nave circular, el anexo y el edificio existente en la parte posterior, donde se ubican las actividades parroquiales. A lo largo de su extensión, hay una plaza lineal, un espacio orientado hacia la ciudad, que sirve de apoyo al recorrido errático de quien está inmerso en el acto ritual, o incluso del viajero en el camino, en busca de la suspensión de la vida cotidiana o de un refugio contra los tormentos del ser. Perpendicularmente, el eje noreste-suroeste preserva la visión contemplativa: el cruce de la línea del horizonte con el volumen vertical del campanile señala y guía al visitante o a quienes cruzan la autopista a toda velocidad en la distancia.

Es posible afirmar que el concepto arquitectónico sintetiza las tres premisas fundamentales de Brasilia: la implantación del conjunto arquitectónico, delicadamente aplicado sobre la topografía, y su apertura al horizonte; la inseparabilidad entre lo urbano y su arquitectura, entre el espacio público y el privado y, en consecuencia, entre la comunidad y lo sagrado; y, en tercer lugar, la consideración del paisaje como elemento estructurador y fundamental de la configuración arquitectónica, reconocida por la inclusión de Brasilia en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

ARTÍCULOS RELACIONADOS