Ya puedes inscribirte en el Concurso Arquine No.25 | Pabellón MEXTRÓPOLI 2023 | Ingresa aquí para más información

Obras

Un espectáculo: una gran cubierta en medio de la naturaleza

Un espectáculo: una gran cubierta en medio de la naturaleza

Nombre del proyecto

  • Restaurant at the Deva Dhare Resort

Arquitectos

  • Play Architecture

Página web

  • Deva Dhare Resort in Karnataka, India.

Superficie

  • 240 m2

Ubicación

  • Agani Saklespur Karnataka, India

Fotografía

  • Senthil Kumar Doss - Play Architecture

Fecha

  • 2021

Un sereno lago alimentado por la incesante lluvia se transforma en un reluciente arroyo dentro de un profundo valle. Un lugar adyacente a este lago, rodeado de una flora y una fauna fascinantes, ofrece una experiencia de inmersión en el mundo real en Sakleshpur, Karnataka. Un escenario apto para un espectáculo de cubierta en el que se puede cenar y beber con tranquilidad.

Una casa de campo que ha evolucionado orgánicamente se ha transformado en un complejo turístico en una propiedad de 10 acres que requería un espacio para comer por encima de un arroyo existente. Con capacidad para servir a más de 50 comensales, este espacio para comer constituye una cubierta cuadrada con un techo flotante que cubre dos tercios de la superficie, y que se integra perfectamente en el paisaje conservando la forma del terreno y la flora existentes.

La cubierta abierta da al lago por el oeste y una cubierta trasera conecta la estructura con los servicios existentes en los lados nororientales. Debajo de la cubierta hay un espacio inusual e informal para la exploración y el compromiso con la naturaleza. Se identificaron dos sistemas estructurales independientes, aliviando la placa de la base de la cubierta, lo que hace que cada sistema sea eficiente y rentable.

Un bosque de finas columnas de acero reciclado que se funde visualmente con los árboles existentes soporta una losa de cubierta de granito de 32 mm de grosor disponible en la zona. Una cubierta de bóveda de crucería doblemente curvada de 150 mm de grosor (sin acero de refuerzo ni cemento), con 5 capas de tejas de arcilla acanaladas de 15 mm de grosor, que se extiende a lo largo de 16,5 m, se levanta de forma independiente desde las cuatro esquinas sobre pedestales de hormigón armado, lo que anula la dificultad del terreno y crea una sensación de flotación, permitiendo una distribución interior sin columnas, con la consiguiente flexibilidad en la disposición del mobiliario. El mínimo trabajo de encofrado en acero empleado en la construcción de la bóveda se reutiliza en muebles, barandillas y otros componentes de la estructura.

Esta bóveda de tejas finas, basada en una catenaria y en compresión axial, se construyó en colaboración con la población local y se basa en los principios de “resistencia a través de la forma”. Inspirado en la naturaleza, en su geometría y en sus fuerzas, este espacio gastronómico conecta a la perfección el interior con el exterior, que acaba fusionándose y convirtiéndose en uno.

ARTÍCULOS RELACIONADOS