Ya puedes inscribirte en el Concurso Arquine No.25 | Pabellón MEXTRÓPOLI 2023 | Ingresa aquí para más información

Obras

Residencias de estudiantes entre la Catedral y el rio Guadalquivir

Residencias de estudiantes entre la Catedral y el rio Guadalquivir

Nombre del proyecto

  • RODO6

Arquitectos

  • Garcia & Melero Arquitectos

Superficie

  • 2184 m2

Ubicación

  • Sevilla, España

Fotografía

  • Pablo Diaz Fierros

Fecha

  • 2022

Este edificio de residencias para estudiantes se encuentra en el barrio del Arenal en la ciudad de Sevilla, un entramado de calles estrechas y alargadas a extramuros de la ciudad histórica y a medio camino entre la Catedral y el rio Guadalquivir. Ocupa un terreno próximo a las Atarazanas medievales y a la plaza de toros de la Maestranza, un espacio que en su día formaba parte de una antigua fundición y almacén de hierros de estética regionalista.

Hacia el exterior, el edificio dialoga con la arquitectura tradicional que lo rodea, integrando una nueva arquitectura atenta a su tiempo pero que se contextualiza en la memoria histórica del lugar. No lo hace recurriendo al mimetismo, ni tampoco a la ruptura tan propia en ocasiones del movimiento moderno, sino a través del dialogo con su entorno y el respeto hacia el carácter histórico del barrio, reinterpretando sus tradicionales fachadas de huecos alargados y pequeños balcones pero pasadas por el tamiz de un lenguaje actual y dinámico.

Se diseñó una fachada para ser vista, no sólo de forma frontal, sino también, dada la estrechez de las calles desde el lateral. Esta visión del edificio lateral, incorpora un diseño nuevo y de calidad sustentado en materiales tradicionales y sostenibles como son el mortero de cal, la cerámica esmaltada y el hierro pintado para balcones y cancelas. Frente al predominio del blanco, la fachada incorpora una nota de color mediante la utilización de azulejos esmaltados. El gesto sencillo de enmarcar los huecos de las plantas superiores consigue que estos aumenten su presencia y destaquen sobre el plano de fondo. 

Una vez dentro del edificio, el espacio se articula en torno a un patio central, el elemento que asume todo el protagonismo. Cubierto por una ligera cubierta de vidrio transparente, el patio transita verticalmente todos los niveles inundando de luz natural el corazón del edificio. La luz natural se convierte así en la materia principal que construye el espacio interior, fluido y continuo, intimo e introvertido. El patio bañado de luz y acompasado por el rumor del agua de la fuente, es un lugar de estancia sosegado y tranquilo que deviene en punto de encuentro y disfrute de la vida en común de los estudiantes.

Este patio no solo constituye una zona de estancia en planta baja, en las plantas superiores dos grandes pasarelas cruzan el vacío de lado a lado, al mismo tiempo que las galerías perimetrales se dimensionan con una anchura generosa, de modo que surgen nuevos espacios con posibilidad de asumir múltiples usos que se configuran como lugares de encuentro y estancia, a la vez que de tránsito. 

La planta del edifico de geometría básicamente rectangular, cuenta con dos crujías de habitaciones que se abren a las calles, mientras que en los laterales correspondientes a los muros medianeros se disponen, a un lado una banda que agrupa los elementos de comunicación vertical y al otro dependencias de uso comunitario como son la sala de estudio, el gimnasio y la lavandería. 

La estructura del edificio se resuelve con estructura metálica dejada a la vista, en la que pilares y forjados aligerados de chapas plegadas definen y organizan los distintos espacios. Todos los elementos estructurales se pintan de color blanco a excepción de las chapas plegadas de acero galvanizado de los forjados que permanecen en su color natural y a la vista definiendo así una brillante, luminosa y vibrante trama sobre los techos.

La organización de la residencia sigue el esquema tipológico tradicional de la casa sevillana zaguán-patio-estancias, de este modo el zaguán se convierte, en un eficaz y solvente regulador térmico que actúa conjuntamente con las ventanas del domo acristalado. 

El edificio logra alcanzar la mayor eficiencia energética sin acudir a sofisticados sistemas activos de control climático ni a costosas maquinarias, tan solo recurre a procedimientos sencillos, quizá puestos a punto y actualizados, ya experimentados por la tradición y la memoria. Estos procedimientos son , entre otros,  buen factor de forma , ventilación natural , control solar adecuado, iluminación natural, relación adecuada superficie cerrada/acristalada , utilización de aerotermia,  recogida de las aguas pluviales para riego de la vegetación y sistema de control de temperatura centralizado. 

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS