Obras

Casa Azahares

Casa Azahares

Nombre del proyecto

  • Casa Azahares

Arquitectos

  • Arquitectos: Hugo Ozuna + Ana Pineda (Acrónimo)
  • Colaboradores: Juan José Espinosa, Rosa Torres, Hector González, Laura Guerra Diseño estructural: Ing. Mario Covarrubias

Página web

  • acrnm.mx

Superficie

  • 125 m2

Ubicación

  • La Cáscara, Nuevo León

Fotografía

  • Francisco Álvarez

Fecha

  • 2022

Casa Azahares es un proyecto que estudia el campo norestense y dignifica sus escenas más emblemáticas: la puerta abierta, el mezquite que crepita en el fuego de la noche, el nogal que se mira a lo lejos. La sombra que otorgan las láminas y el muro sólido. Esta casa da hogar a los trabajadores de Madre Tierra, hombres y mujeres dedicados a la tierra y al cultivo de limones, naranjos y aguacates.

La rutina del campo tiene la virtud de recordar la fuerza que yace en la sencillez. ¿Por qué no traducir este empeño al idioma del espacio? El proyecto responde a esta pregunta desmenuzando el bloque original, la casa típica, en tres volúmenes autónomos.

Esta fragmentación volumétrica permite, esencialmente, las siguientes tres ventajas espaciales:
1. La creación de recorridos que se intersectan.
2. La posibilidad de explorar distintas visiones del campo desde su centro.
3. La creación de un patio central, el corazón de convivencia del proyecto.

Uno de los retos más críticos en este proyecto fue proteger al usuario del clima drástico del campo: altas temperaturas en el verano, frío y viento en las noches. Para ello se recurrieron a estrategias puntuales de acondicionamiento pasivo. Se propone una doble cubierta: la superior, de lámina, disminuye las ganancias térmicas al formar un escudo contra la radiación solar y sombrear el techo principal y los pasillos exteriores.

El calor acumulado en el espacio entre cubiertas se disipa mediante ventilación cruzada. Por otro lado, el techo inferior, una losa de concreto aligerada con bloques de poliestireno, sirve como aislamiento térmico para regular las temperaturas interiores.

A esto se añade la flexibilidad de los volúmenes para abrirse al exterior. El volumen principal cuenta con una fachada abierta, completamente abatible, la cual está compuesta por cuatro portones a todo su largo, flanqueados por esbeltas columnas. Al abrir, estos portones permiten la ventilación natural: se difumina la línea entre exterior e interior, el campo se vuelve una prolongación del hogar y entra el aire fresco.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Entrevistas

La gravedad de la arquitectura mexicana

Obras

Doble tejado

Obras

Casa LL

Entrevistas

Entender la crisis de la vivienda desde el derecho y la arquitectura. Una conversación con Carla Scoffié