Adquiere tu libro de arquitectura favorito | Envío gratis en pedidos superiores a $2,000 en CDMX

Columnas

La eternidad del instante

La eternidad del instante

25 mayo, 2015
por Arquine

Tm2evn8RL7rNE7Yi7zdgsfEGr4yYkbPmvDXwpX277wo,RETJrwNmnijmF2IicyzQRlS2eAsfgsOGuG3bZiJ5spg

Pocas veces en un museo o espacio cultural se piensa en aquello que es de uso cotidiano. Las visitas, no sin razón, tienden a estar más atentas al arte que se expone que aquello que le da soporte: mobiliario, iluminación u otros objetos de decoración pasan desapercibidos pero contribuyen a la experiencia del espacio. Quizás como manera de reivindicar la figura del diseñador, el CAPC de Burdeos dedica una exposición monográfica a Andrée Putman –famosa por sus diseños para el Concorde– quien, entre 1983 y 1990, concibió todo el cuerpo de decoración y los elementos de mobiliario interior de este museo, ubicado en el Entrepôt Lainé, un destacado edificio de la ciudad de carácter industrial que data de 1824.

El trabajo de intervención se llevó a cabo en dos fases: una primera, entre 1983 y 1984, con la extensión y trasformación del CAPC, fundado en 1973, y la apertura del Museo de Arte Contemporáneo de Burdeos; y una segunda fase, de 1987 a 1990, con la decoración y disposición de los distintos espacios del edificio, ya destinado a acoger los espacios del CAPC y del Arc en Rêve Centre d’Architecture. De acuerdo a Jean-Louis Froment, fundador del CAPC, Andrée Putman evaluó este lugar y los que viven en él y “construyó un ideal de belleza moderna capaz de reemplazar las formas clásicas” entablando un diálogo entre ambos. Para este edificio de fachada austera e imponente volumen, la diseñadora, junto a los arquitectos Denis Valode y Jean Pistre, concibió un “lenguaje arquitectónico” para las nuevas instalaciones basado en el minimalismo y la discreción “que hace que sea el escaparate perfecto para su nuevo propósito: un lugar para el arte contemporáneo”. Un trabajo que toma como punto de partida la definición de modernidad realizada por Charles Baudelaire –”Lo eterno en este momento”– desde la que Putman recuerda que, para Baudelaire, la modernidad “nunca puede negar el pasado, sino mirarlo de otra manera”.

RMxVUJmQLxKIBQXSQ4HYljNHIw-4mSw9iBP37v52Obo,vFkGoxDupzXxGpiwn3jI9Ld5C0E2m4-A8zfXNLqYIqY

Escritorios, consolas, mesas basculantes, estanterías con soportes extraíbles, pantallas o elementos de iluminación diseñados por Andrée Putman para el CAPC Musée d’Art Contemporain ocupan todos los espacios en el museo, ya sea público o privado. “Su mobiliario lleva la marca de un sobriedad atemporal intrínsecamente conectado a este edificio que, todavía hoy, le otorga una identidad muy original y cuyo uso diario hacen del lugar en sí una especie de exposición permanente”.

Pensada como un desfile, la exposición L’Éternel dans l’instant es un homenaje a esta diseñadora y arquitecta de interiores y propone un paseo por un mundo en el que el rigor, la elegancia y la emoción describen su destacada figura en el campo de la creación de diseño.