Ya puedes inscribirte en el Concurso Arquine No.25 | Pabellón MEXTRÓPOLI 2023 | Ingresa aquí para más información

Entrevistas

Historias de inclusión y exclusión: ningún espacio es autónomo. Conversación con Diane Davis

Historias de inclusión y exclusión: ningún espacio es autónomo. Conversación con Diane Davis

4 octubre, 2022
por Francisco Brown | Twitter: pancho_brown | Instagram: pancho_brown

New York, New York, March 13, 2021. © Mel D. Cole.

Diane E. Davis es profesora en la GSD de Harvard. Con formación en sociología, ha investigado las relaciones entre urbanización y desarrollo nacional, gobernanza urbana comparada, práctica socioespacial en ciudades en conflicto, violencia urbana y nuevas manifestaciones territoriales de soberanía.

Francisco Brown: Recientemente coeditaste el más reciente número de la Harvard Design Magazine junto con Anita Berrizbeitia, con el tema “Publics”. Enmarcaste la idea del “público” a través de lentes profesionales multidisciplinarios. ¿Cuál es tu propia definición de los públicos?

Diane Davis: Esa es una pregunta difícil, y tal vez la respuesta provenga de comprender la idea original de este número particular de la revista, que surgió en respuesta a nuestro deseo de pensar en las relaciones entre las ciencias sociales y las profesiones del diseño. También había un contexto histórico particular que sustentaba esta ambición. Después de tanta protesta pública, desde Black Lives Matter hasta la insurrección del 6 de enero en el Capitolio Nacional, parecía importante reconocer que existe una multiplicidad de voces en cualquier sociedad determinada y, por lo tanto, múltiples públicos. En la revista queríamos traer diversos puntos de vista sobre cómo se construyen y moldean los públicos a través del diseño. Así que, en última instancia, quiero escapar de la cuestión de una definición única del público y decir que el punto de la revista es pensar en ello a través de varios lentes, en una variedad de escalas, con una variedad de actores involucrados en la producción de lo que podríamos llamar el ámbito público. Nuestro ensayo introductorio se llama “Whither the Public?”, con un signo de interrogación. Nos preguntamos si la esfera pública está siendo disminuida o desplazada por la privada, así como por otros medios que van desde la violencia y el racismo hasta la estigmatización. En gran medida, nuestras preocupaciones tenían que ver con la posicionalidad, si las personas son o no incluidas o excluidas en la llamada esfera pública. Lo que identificamos como público es, por lo tanto, un artefacto, una consecuencia de cómo pensamos a quién pertenece, a dónde y quién tiene derecho a estar en qué lugar. En ese sentido, la definición de público requiere interrogación y debate. Y si no existe un “público” único, los diseñadores deben comprender la pluralidad de voces o esferas que se están involucrando a través de su trabajo creativo y proyectivo.

FB: ¿Crees que estamos perdiendo o disminuyendo ese ámbito público en las ciudades de los Estados Unidos?

DD: Resaltamos la importancia de la lucha en la creación de espacios para el público, tratando de aclarar el punto de que tener una esfera pública o un ámbito público es y siempre será una batalla. Entonces, no estoy segura si diría que está desapareciendo o disminuyendo, pero hay más lucha sobre la noción de público porque la cuestión de quién puede estar dónde sin miedo a la expulsión, por violencia u otros medios, se está volviendo más polémica. Eso tiene que ver con algunas de las políticas actuales: el hecho de que el racismo, la xenofobia o el nacionalismo de derecha parecen estar usando definiciones cada vez más estrechas de quién pertenece al “aquí”. Como socióloga, sé que los supuestos normativos sobre quién se considera un sujeto “digno”, incluido quién pertenece a un barrio, una ciudad o una nación, son parte de esto. Sin embargo, la cuestión material de cómo se diseñan, gestionan, poseen o controlan los espacios también es importante. Principalmente me interesan los espacios de la ciudad, pero en el número, mi colega paisajista Anita Berrizbeitia reflexiona sobre estas cuestiones con respecto a los parques nacionales y otras ecologías no urbanas. También abordo todos estos temas a través de una lente sociológica. Para mí, siempre es esencial pensar en cómo la sociedad crea un marco y preguntarse para quién “representa” al público y dónde y cómo ese público es visible. Los diseñadores tienden a pensar en el espacio físico, donde pueden construir y crear algo, pero la pregunta es: ¿quién puede estar en ese espacio? Sin embargo, los espacios no son autónomos de la sociedad. El cómo se interpreta un espacio se da través de la lente de las normas, valores, ideas e ideologías de la sociedad y la historia. Las narrativas históricas sobre quién pertenece son, por lo tanto, cruciales para comprender si los espacios físicos pueden considerarse verdaderamente públicos. En el número, tratamos de involucrar una variedad de disciplinas, ya sea arquitectura, diseño urbano, arquitectura paisajista o planificación. Queremos animar a nuestros lectores a ver las luchas sociales y las condiciones sociales como parte integral de la comprensión de cómo se apropia, se usa y se abre al público el espacio físico, o no.

FB: Las narrativas históricas construidas sobre una historia nacional de la esclavitud que ha sido cuestionada, juegan un papel tan decisivo para entender la construcción del sistema excluyente en este país, especialmente en lo que respecta al territorio. La idea de públicos parece realzar la pluralidad de la sociedad humana conectando sus propios problemas estructurales.

DD: Tu referencia a la esclavitud me hace pensar en un artículo en particular que incluimos en la revista, escrito por el sociólogo afroamericano Elijah Anderson. Nos proporcionó una pieza llamada “Perpetual Stranger”, que mostraba sus reflexiones mientras caminaba por la idílica isla de Martha’s Vineyard, que es conocida por haber albergado un asentamiento de élite de la burguesía negra fundado a mediados del siglo XX cuando las leyes de Jim Crow y la segregación significaban que los vacacionistas negros a menudo eran rechazados de las principales playas y hoteles. Martha’s Vineyard fue visto como una especie de refugio para la comunidad. Por supuesto, mucha gente blanca vivía allí entonces, y todavía lo hace, y el sitio es el hogar de la tribu nativa americana Wampanoag. Pero se convirtió en uno de los pocos lugares donde profesionales afroamericanos muy exitosos podían comprar casas de verano y donde desarrollaron su propia comunidad basada en el ocio. Aun así, Elijah escribe sobre el hecho de que después de muchos años de residencia allí, no siempre se siente completamente bienvenido en la isla en la que ha vivido y vacacionado durante tantos años, debido a la forma en que el racismo y las cuestiones de pertenencia aún surgen en los encuentros públicos. El profesor Anderson es conocido por un libro maravilloso llamado Black in White Space. Basándose en esto, su ensayo destaca el punto sobre la historia de quién importa, y me lleva a reflexionar sobre lo terrible del imaginario nacional en los Estados Unidos, que se remonta a la esclavitud, pero se manifiesta en entornos contemporáneos. No importa lo que construya, no importa qué espacios públicos pueda diseñar, el espectro perdurable del racismo significa que todavía hay personas a las que no se les permite sentirse como en casa, incluso en los espacios donde imaginamos que deberían hacerlo. Vuelvo a mi punto de que ningún espacio es autónomo. Puede existir una historia y una narrativa que espera ser resucitada o apropiada  en formas que median entre lo que está diseñado para un espacio, cómo las personas se mueven en él y cómo las personas ven a los demás en ese espacio. Nuestra esperanza es que los diseñadores centren más su atención en revelar y desempaquetar estas dinámicas o cómo podrían disminuir sustancialmente la publicidad en espacios públicos diseñados formalmente.

Assemble

FB: En el número de la revista delinean una relación polémica entre el individualismo y el pensamiento colaborativo como ideologías dominantes. ¿Crees que los diseñadores o planificadores están luchando contra estos problemas estructurales?

DD: Algunos. En la revista presentamos el trabajo de Assemble, por ejemplo, que se basa en la idea de que hacer público un lugar o espacio. Crear más espacio para el público es una lucha activa incluso para arquitectos y diseñadores. En muchos de sus proyectos, Assemble reconfiguran espacios para hacerlos acogedores para colectivos y no sólo para individuos. Como socióloga, diría que sí: el público no es sólo la suma total de una serie de individuos autónomos que flotan. El público se trata de solidaridad, reconocimiento colectivo y darse cuenta de compartir una condición humana común. Creo que hay un papel importante para los diseñadores en hacer que se escuche este mensaje. Desafortunadamente, los diseñadores a menudo se ven obligados a pensar más en el cliente que paga por la construcción de su trabajo que en el público que lo usa. Por eso Assemble es tan interesante. Están adaptando sus innovaciones de diseño como un medio para reconocer, cuestionar y cambiar más profundamente cómo las personas usan los espacios urbanos para generar más inclusión, solidaridad y una comprensión crítica de que estamos en un mundo donde se hacen muchos esfuerzos por privatizarlo todo. Muchos de los llamados bienes públicos están bajo amenaza de privatización. Creo que hay un papel para los diseñadores en rechazar esto, aunque me gustaría ver a más diseñadores dar un paso al frente al hacerlo. Idealmente, podrían trabajar con nuevas técnicas y en asociación con ciudadanos y constructores de ciudades para fortalecer fundamentalmente las capacidades para una esfera pública más inclusiva en barrios y ciudades, y quizás con impactos positivos para la nación en su conjunto.

Artículos del mismo autor

ARTÍCULOS RELACIONADOS