Disfruta del HOTSALE disponible en todo nuestro catálogo en línea. Accede aquí.

Columnas

Fotografía y ciudad

Fotografía y ciudad

25 julio, 2014
por Mariana Barrón | Twitter: marianne_petite | Instagram: marianne_petite

Hablar sobre las herramientas que nos ayudan a reconocer, conocer y generar un imaginario acerca de la arquitectura siempre desemboca hacia otros discursos o plataformas. La fotografía, sin duda, es aquel recurso que nos ha permitido desde estudiante hasta la etapa profesional el darnos una idea de cómo son las grandes obras, las últimas novedades o las ciudades.

En entrevista con el fotógrafo, artista y productor Miseal Torres pudimos, en cierta forma, saber qué pasa en esta escena contemporánea de fotógrafos en el país y su relación con otras disciplinas.

Misael Torres: Soy artista y productor. Mi interés primordial es el arte. A raíz de que tuve estudios en la foto muy extensos, 10 años. Tuve la oportunidad desde muy joven de participar en proyectos educativos importantes, entonces llegar al punto de hacer un proyecto como Centro ADM o PORTFOLIO obedecen a una evolución natural después de trabajar en más de 16 proyectos de este tipo ya sea coordinándolos, asesorándolos o diseñándolos. Se vuelve una necesidad constante saber cuáles son las nuevas tendencias, a donde va la construcción del conocimiento tanto de las artes como de la fotografía. Una de las cosas que me apasionen es ver como nos comunicamos y tratar de tener líneas de comunicación mucho más certeras no solo con la imagen sino a través del mundo digital. Es muy interesante la posibilidad de recibir información y construir algo con ella y la fotografía me parecería que es parte elemental de esta construcción en las redes de información, intercambio y construcción.

MB: Las fotos que utilizamos, por ejemplo, en revistas de arquitectura de cierta manera tratan de construir un conocimiento de los espacios. Me interesa saber cómo un fotógrafo le hace para componer esa fotografía de edificios o de ciudad. ¿Cómo se da esa transmisión de información?

MT: A mí me parecería que en el modelo moderno de pronto era mucho más lineal. La manera en que se pensaba la foto era una mezcla de la foto, por la foto y para la foto combinada con este modelo de reflexión e introspectiva que hubo en muchas de las tendencias de la época y que, de pronto, si bien fue muy bueno y a muchos les influenció y se educaron con eso, llegó un punto me parecía que no era suficiente, se debía de extender la manera en que estábamos pensando, reflexionando y construyendo la imagen hacia dentro y fuera. Me parece que la manera en la que integramos lo que queremos decir combinado con el lenguaje visual propio no es suficiente, sino que también tenemos que tomar en cuenta lo que dice el mundo y necesita. Esto va en el sentido de poder ofrecer algo que pueda enriquecernos. En la fotografía se ha vuelto diferente, ahora el que está del otro lado también hace foto, todos hacemos fotos.

MB: Hablando un poco más de las diversas plataformas que han surgido para los fotógrafos  en esta ocasión surge PORTFOLIO ¿Cómo fue esa evolución?

MT: He tenido la suerte de trabajar desde hace mucho tiempo institucionalmente tanto de manera independiente como comercialmente y eso ha enriquecido un poco mi visión. Tener una mezcla  de información entre la parte institucional, la de artista, la de productor, etc. Me pareció que de pronto lo que yo estaba  haciendo no necesariamente respondía con lo que pasaba en el mundo que serían las habilidades de desplazarnos hacia varios terrenos, entonces en ese sentido PORTFOLIO integra de una manera muy positiva hasta estos momentos diversos perfiles acerca del entendimiento de la fotografía de autor, particularmente la contemporánea y sus vínculos con el arte contemporáneo, la moda o proyectos editoriales.

MB: ¿Cómo ven los fotógrafos la ciudad? ¿Qué ven en la ciudad que se vuelve un marco que se vive?

MT: Es muy complejo, porque la ciudad es mi realidad, lo es todo, se volvió el mundo. Podemos de pronto tener indicadores como ciudad de México, Tokio, Paris, Londres, Berlin o que sé yo, sólo son identificadores que hablan de una parte de un espectro que es gigantesco. A mí me parecería que la ciudad ha sido uno de los personajes e intereses personales no solo para los fotógrafos sino para la manera en que se ha construido la historia en la fotografía. Abarcarla es muy grande, es inagotable. Aquí más bien depende de la formación, experiencia, intereses y oportunidades del fotógrafo o artista en cuestión para poder abordarlo. Una vez tuve un maestro en MAGNUM que decía que uno de los peores temas que podías escoger como protagonista era la ciudad porque hablaba de tantas cosas que iba uno a perderse. Sin embargo, la fotografía puede basarse en nuestra propia realidad y, en ese sentido, son infinitas las posibilidades que tenemos para interactuar con la ciudad como creadores, comprenderla y compartirla con las demás. 

MB: Qué crees que haya pasado en esta industrialización de la fotografía que de repente llega canon y te dice en un comercial que puedes ser fotógrafo o Instagram, que también nos dice lo mismo ¿Qué quiebre hay ahí?

MT: O peor… que llegue Samsung y que te diga que su cámara fotográfica te vas a volver todo un profesional del mundo de la fotografía. Estaba yo en un master class en el interior de la república y en el hotel fue cuando vi este nuevo comercial, en realidad era una cámara snapshot muy sencilla basada en software y no en hardware que no es muy compatible. En la medida que el software intervenga más en nuestra foto crea realidades no solo que no existen, sino que son independientes de nuestra voluntad como creativos. Yo soy fan de aquella cita que dice ‘El mundo es independiente de nuestra voluntad’ , sin embargo como creadores tenemos la responsabilidad de recrear el mundo de la manera en la que necesitamos compartirlo con los demás. Si estas atado a expectativas comerciales de pronto se vuelve una burbuja un poco compleja de saber que es bueno y que es malo. A mí me encanta Instagram, soy un apasionado de las redes sociales y de la manera en la que se ha transformado el mundo.

MB: ¿Cómo ves la escena mexicana, tanto la consolidada como la joven?, ¿hacia dónde busca ir el fotógrafo mexicano?

México es un país con una gran tradición fotográfica. Ciudad de México, dicho por varios especialistas, es una de las principales ciudades con fotógrafos en el mundo, siempre pensamos en Nueva York, Londres, Paris o Berlin, pero en esa lista también está. Me parece que ahora la escena mexicana está debilitándose frente a lo que está sucediendo en el mundo debido a varias condiciones, una de ellas es por las crisis políticas, económicas y con ello culturales en los últimos 12 años. Por otra parte la hiperconectividad y el nivel de competencia sube, eso es algo muy interesante porque ya no solo compites con gente de aquí, sino con todo el mundo y eso me parece valioso más no fácil. Me parece que México sigue en la cancha, tomando la educación de la fotografía con más seriedad, por ejemplo desde el 94 ya era esto una realidad. En 2002 íbamos muy bien y para 2004 algo pasó que ya no era lo mismo Y ahora estamos reconstruyendo todo.

Por una parte es malo porque perdimos mucho y por otra es bueno porque al empezar casi desde 0 podemos hacer lo que queramos.

Artículos del mismo autor