Adquiere tu libro de arquitectura favorito | Envío gratis en pedidos superiores a $2,000 en CDMX

Sin categoría

Esculturas habitablesEsculturas habitables

Esculturas habitablesEsculturas habitables

23 mayo, 2012
por Arquine

por Diana Ortiz@rojoalizarina

André Bloc tuvo una formación de ingeniero y no fue hasta que conoció a Le Corbusier en 1921 que comenzó a interesarse por la arquitectura. En 1930 fundó L’Architecture d’Ajourd’Hui, revista que desde su primera edición promovió las vanguardias, movimientos y personalidades del pensamiento arquitectónico detrás de la modernidad. A partir de los cincuenta y a través del contacto con el diseño experimental relacionado con su trabajo editorial, fue creando obra cada vez más cercana a la escultura y la pintura.

Bloc consideraba sus esculturas como maquetas, representaciones de lo que intentaba construir a mayor escala posteriormente, sin embargo, en ambas dimensiones incitaba a la imaginación. La arquitectura que construyó a partir de estas esculturas hechas de ladrillo -sin la intención de mostrar una construcción de mampostería fina- se acercaba a una edificación cincelada en roca. Pretendía hacer una reflexión sobre la arquitectura funcionalista, sin negar sus valores ni su aplicación rígida, revelando un modernismo de forma libre; una reflexión sobre las circulaciones y las trayectorias a través de un espacio topográfico más que geométrico; y un espacio continuo que atraviesa y genera recorridos dentro del volumen.

Las esculturas de Bloc están hechas a partir de un trabajo directo sobre los materiales que las conforma. A pesar de los resultados entre sus esculturas habitables y su propia arquitectura, ambos procesos alcanzan distintas escalas. Se trata de lugares para estar que van graduando la transparencia y opacidad a través de aberturas en la piel que delimitan el interior del exterior. Esta relación directa a través de los vanos nos recuerda a lugares encontrados, en este caso de la naturaleza, como una cueva. Sucede lo mismo al intervenir y crear lugares en una obra ya edificada, al redescubrir cómo habitar accidentes geográficos o proyectuales, encontrando usos para sitios que quizás no estaban pensados para ellos. En resumen, un escultura habitable como proceso heurístico más que funcional.

Los proyectos y estudios de Bloc dejan de ser extraños al comprender que la escultura le ayudó a entender la arquitectura y el urbanismo”. Quizás sean necesarios los ejercicios plásticos, físicos, pensados o construidos, los ejercicios de la imaginación y los sentidos, para así reflexionar sobre lo que entendemos por arquitectura. Arquitecto, escultor y editor, André Bloc nació el 23 de mayo de 1896 en Argel y murió el 8 de noviembre de 1966 en Nueva Delhi.