Ya puedes inscribirte en el Concurso Arquine No.25 | Pabellón MEXTRÓPOLI 2023 | Ingresa aquí para más información

Columnas

Edificios que navegan en el tiempo

Edificios que navegan en el tiempo

3 mayo, 2012
por Andrea Griborio | Twitter: andrea_griborio | Instagram: andremonida

Delante de la Salute, mientras escuchaba la música y miraba la gente acomodarse al interno, recogí un efecto que había previsto. Al ser un teatro que flotaba, desde las ventanas se podía ver el tráfico de los vaporettos y de los barcos, que entraban en la imagen del teatro, constituyendo la verdadera escena, fija y móvil.

Aldo Rossi

La imagen de un edificio que se desplaza sobre el agua es una referencia inequívoca al Teatro del Mundo, proyecto del arquitecto italiano Aldo Rossi (3 de mayo de 1931 – 4 de septiembre de 1997) ganador del Premio Pritzker en 1990. El teatro para la Bienal de Venecia de 1979-1980, fue un encargo de Paolo Portoghesi, director de dicha bienal, así como de Maurizio Scaparro, director de la Bienal de Teatro de la época; ambos comisarios de la exposición y el espacio escénico para el primer carnaval veneciano de 1980. Rossi sostenía que la arquitectura estaba hecha para perdurar en el tiempo, entrelazada siempre a un pensamiento o sistema exacto, donde las referencias construidas en el tiempo y el espacio constituían la base de su principio constitutivo.

La arquitectura de la ciudad, publicado en 1966, constituye uno de los libros más influyentes sobre arquitectura  en el siglo 20. Es un reflejo de una postura crítica a la arquitectura moderna a través de los aspectos significativos de la urbe como “el alma de la ciudad”, haciendo referencia a utilizar mecanismos de la memoria capaces de mostrar con imágenes la esencia de una ciudad. Su teatro es concebido como una sumatoria de elementos puros que pudieran concentrar y contener la imagen y el espíritu de Venecia; su torre de madera y estructura metálica coronada por una esfera, dialogaba desde el exterior con la ciudad en la cual estaría inserto; el escenario como pasillo que uniese la puerta con una ventana permitiendo dentro de este espacio ambulante la relación con la ciudad en la cual estaría por tiempo definido; un edificio efímero que permanecería en la memoria.

Fijo y móvil, desde el 25 de marzo de este año, aparece sobre el Río Tyne, Flow, proyecto que es parte de Artists taking the lead, una de las doce comisiones de arte público creadas por el UK Arts Councils con motivo de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos 2012. Este es un edificio flotante –diseñado por Owl Project y Ed Carter en colaboración con Nicky Kirk– que genera su propia energía por medio de la utilización de un molino de agua, y contiene una maquinaria electroacústica con instrumentos que se accionan con los cambios del río y el medio ambiente para generar sonidos e información. Los navegantes de esta Millhousedisfrutan de un espectáculo generado por las diferentes máquinas, sensores, sintetizadores, secuenciadores, burbujas, filtros y rayos láser. Así se recrea la obra de Rossi puesta en la misma escena y actores que albergó el teatro veneciano, y que concluyeron con las demostraciones de la bienal al cruzar el Adriático en la ciudad de Dubrovnik, prevaleciendo lo efímero de aquello que se inserta en la ciudad y su paisaje, para actuar y perdurar en la memoria.


Artículos del mismo autor

ARTÍCULOS RELACIONADOS