Adquiere tu libro de arquitectura favorito | Envío gratis en pedidos superiores a $2,000 en CDMX

Columnas

Descolonización del arte y el territorio

Descolonización del arte y el territorio

10 abril, 2018
por Daniela Jay

 

La exposición Memorias del subdesarrollo: el giro descolonial en el arte de América Latina, 1960-1985’ en el Museo Jumex, examina el cambio de paradigma que surgió en la cultura y las artes visuales a partir de los años sesenta, un efecto colateral del declive del Movimiento Moderno en Latinoamérica como estrategia de desarrollo viral.

Fue primero con la Revolución Industrial y después con el Movimiento Moderno que estalló una revolución tecnológica, económica y social, originando un nuevo reparto en la división mundial del trabajo. A raíz de esto, los países latinoamericanos fueron guiados por las ideas desarrollistas, basadas en la industrialización y la modernidad. Fueron la arquitectura y la planificación los emblemas del camino hacia la modernidad. Sin embargo, pronto estos modelos impulsados primero por el gobierno y después por el mercado, fueron rebasados por la realidad de grupos sociales mayoritarios que demandaban otro tipo de necesidades. El crecimiento exponencial que sucedió en urbes como la Ciudad de México, Caracas, Bogotá, Sao Paulo, Buenos Aires o Santiago de Chile, produjeron polarización económica, inequidad y la depredación del mundo natural, creando el denominado ‘tercer mundo’. Fue entonces que cayó el doble espejismo del desarrollo y la modernidad, quedándose en un ideal de progreso económico y social que nunca terminó por materializarse.

Bajo estos lineamientos, la muestra reúne 400 objetos de más de 50 artistas de ocho países de América Latina, que diez años después del apogeo de las ideas modernas de 1950, criticaron la dependencia y el desarrollismo en el tercer mundo. Encaminando un arte específico que exploraba el vínculo entre globalización, religión, territorio y capital. Podría decirse que los artistas descolonizaron el arte para colonizar el discurso actual que acontecía a la sociedad.

La principales herramientas que se utilizaron en la producción del arte fueron la documentación fotográfica de las grandes ciudades que se erigieron, así como la trasformación de imágenes ya producidas para criticar el consumo o las acciones políticas. También fue sumamente importante el desarrollo de cartografías sociales que funcionaron como un análisis socioespacial, que narraba las condiciones actuales no sólo de un sitio, sino de este entono a la economía global. Por otro lado, en la década de los setenta e inicios de los ochentas, artistas y colectivos principalmente de Brasil y Perú, examinaron las diferencias raciales y económicas a través de expresiones vernáculas y populares. Los temas relativos fueron la educación, la cultura popular y la brecha entre indígenas y españoles.

Memorias del subdesarrollo es una muestra que si bien habla de un discurso crítico que se realizó en el pasado, continua vigente, pues una cosa es consecuencia de la otra y desde entonces hasta el mundo contemporáneo, las políticas encaminadas al desarrollo de la ciudad no han sido capaces de responder adecuadamente a sus demandas. Hace faltan no sólo una gestión urbana adecuada, sino también una educación global entorno al desarrollo de las políticas urbanas que nos lleven a comprender que una ciudad habitable mejora en muchos aspectos la calidad de vida de sus habitantes. Hay que partir de la idea que el futuro no es lo que va a suceder, sino lo que vamos a hacer.

 

Artículos del mismo autor

ARTÍCULOS RELACIONADOS