Sin categoría

60 años de Ciudad Universitaria60 años de Ciudad Universitaria

60 años de Ciudad Universitaria60 años de Ciudad Universitaria

20 noviembre, 2012
por Arquine

El 20 de noviembre de 1952 se efectuó la “Dedicación de la Ciudad Universitaria”, ceremonia presidida por el presidente Miguel Alemán, con la que se llevó a cabo la inauguración oficial de Ciudad Universitaria (CU). La mudanza de las escuelas dio comienzo hasta 1953 y fue coordinada por el doctor Nabor Carrillo, quien había tomado posesión como rector en febrero de ese año. El nuevo rector concluyó los edificios de CU junto con la infraestructura de apoyo y la ampliación presupuestal necesaria para la mudanza de las escuelas universitarias. Fue en marzo de 1954 cuando dieron comienzo las actividades escolares en el nuevo campus. A sesenta años de su creación, el Campus Central de Ciudad Universitaria continúa siendo uno de los paradigmas modernos de la arquitectura mexicana.

© Biblioteca Mexicana de la Fundación Miguel Alemán

En la primera mitad del siglo XX, México no había entrado plenamente a su etapa industrial; sin embargo, la Segunda Guerra Mundial dio un gran estímulo al crecimiento de su economía. Se realizaron las primeras grandes obras; se urbanizaron ciudades y se construyeron presas y carreteras. El país despertaba a la modernidad, a la época del desarrollo estabilizador y de la industrialización en mayor escala, para lo cual era prioritaria la formación de recursos humanos. Fue, justamente, en esta época en la que se materializó la idea de construir Ciudad Universitaria.

La primera noticia registrada sobre un proyecto de construcción de una ciudad universitaria data de 1928, cuando Mauricio de María y Campos y Marcial Gutiérrez Camarena, alumnos de la entonces Escuela Nacional de Arquitectura, presentaron como tesis profesional para obtener el título de arquitectos un proyecto con ese tema. En 1943 se eligió el Pedregal de San Ángel como sitio adecuado para construir Ciudad Universitaria. En 1946 se gestionó la adquisición de los terrenos elegidos, aproximadamente siete millones de metros cuadrados. El presidente Miguel Ávila Camacho expidió el decreto de expropiación de los terrenos destinados a la construcción de Ciudad Universitaria.

© Biblioteca Mexicana de la Fundación Miguel Alemán

Ese mismo año se creó la Comisión de la Ciudad Universitaria que organizó el concurso de anteproyectos para la realización del plano de conjunto de CU, al que invitó a participar a la Escuela Nacional de Arquitectura, a la Sociedad de Arquitectos Mexicanos y al Colegio Nacional de Arquitectos de México. Por su directa relación con la creación del nuevo Campus, la Escuela Nacional de Arquitectura decidió realizar un “concurso de ideas” entre los profesores para desarrollar el plano de conjunto, basado en las ideas generales del programa que había definido la Comisión y que fueron transmitidas por el arquitecto Enrique del Moral, director de la Escuela. En el concurso participaron destacados arquitectos como Augusto H. Álvarez, Mauricio M. Campos, Enrique del Moral, Xavier García Lascuráin, Marcial Gutiérrez Camarena, Vladimir Kaspé, Alonso Mariscal, Mario Pani y Augusto Pérez Palacios, entre otros.

El jurado falló a favor de los trabajos presentados por los arquitectos Mario Pani y Enrique del Moral, a quienes se les encargó la dirección del proyecto final, tal y como había sido convenido en el concurso. Mauricio M. Campos se unió más adelante, así como Teodoro González de León, Armando Franco y Enrique Molinar. Meses más tarde, el rector Salvador Zubirán organizó y presidió la Comisión Técnica Directora que sustituyó a la Comisión que había venido funcionado hasta finales del régimen del presidente Ávila Camacho. Quedó integrada por el arquitecto José Villagrán García, como su representante ejecutivo; el licenciado Díaz Cánovas, como representante personal del presidente de la República; el ingeniero Alberto J. Flores, director de la Escuela Nacional de Ingeniería, y Enrique del Moral, director de la Escuela Nacional de Arquitectura.

© Biblioteca Mexicana de la Fundación Miguel Alemán

Esta Comisión ratificó a los arquitectos del Moral, Pani y Campos como directores y coordinadores del Proyecto de Conjunto, y les otorgó la facultad de designar a todos los arquitectos que se harían cargo de los proyectos de las diversas facultades, escuelas e institutos y de los otros edificios que requiriera Ciudad Universitaria. De igual forma, realizó las gestiones necesarias para que las dependencias universitarias designaran a los asesores y consultores encargados de determinar los programas de requerimientos para cada edificio.

En 1948 iniciaron las primeras obras de infraestructura: drenajes, túneles y puentes. Durante ese periodo la UNAM decidió replantear la constitución del Patronato Universitario. Se nombró presidente al licenciado Carlos Novoa, entonces director del Banco de México, y vocales al licenciado Eduardo Suárez y al contador David Thierry. En 1950, el Patronato creó el organismo denominado CIUDAD UNIVERSITARIA DE MÉXICO, presidido también por Carlos Novoa y para cuya gerencia general fue designado el arquitecto Carlos Lazo, quien asumió la tarea de convertir en realidad los proyectos que se iban finalizando.

© Biblioteca Mexicana de la Fundación Miguel Alemán

© Biblioteca Mexicana de la Fundación Miguel Alemán

El 5 de junio de 1950 se colocó formalmente la primera piedra del que sería el primer edificio de Ciudad Universitaria -la Torre de Ciencias-, en una ceremonia presidida por el rector Luis Garrido y el secretario de Gobernación, Adolfo Ruiz Cortines. En el Programa General se buscó la creación de una unidad física y  pedagógica que permitiera una fácil comunicación de las escuelas entre sí y, por lo tanto, la convivencia entre estudiantes, profesores e investigadores. Asimismo, se introdujo la centralización de las enseñanzas básicas, comunes a diferentes planteles para evitar la multiplicidad de cátedras y espacios, así como para promover el intercambio cultural y social entre los alumnos.

El proyecto fue dividido en varias zonas fundamentales: escolar, habitaciones de estudiantes, práctica de deportes, estadio de exhibición y servicios comunes. Asimismo se tomó en cuenta la conveniencia de incluir un museo de arte con un doble fin: didáctico, para el conocimiento del desarrollo de las artes -particularmente en México-, y dinámico, para la exhibición de exposiciones temporales. Se determinó que el conjunto se proyectara para alojar un máximo de 25 mil alumnos, ya que en esa fecha la UNAM contaba con menos de 15 mil.

© Archivo Histórico Fundación ICA

© Archivo Histórico Fundación ICA

© Archivo Histórico Fundación ICA

© Archivo Histórico Fundación ICA

© Archivo Histórico Fundación ICA

© Archivo Histórico Fundación ICA

El 18 de julio de 2005, en el marco de la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, mediante decreto presidencial, publicado en el Diario Oficial de la Federación, el “conjunto arquitectónico conocido como Ciudad Universitaria” fue declarado Monumento Artístico de la Nación.

Durante la trigésima primera reunión del Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO, celebrada del 23 de junio al 2 de julio del 2007 en Christchurch, Nueva Zelanda, el Campus Central de Ciudad Universitaria fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial, destacándolo como “un conjunto monumental ejemplar del modernismo del siglo XX”. La declaratoria incluye el área comprendida dentro del primer circuito universitario y sus más de cincuenta edificios. Comprende 176.5 hectáreas que significan el 25% de las 730 que en total conforman Ciudad Universitaria y cuenta con una zona de protección o amortiguamiento de 69.5 hectáreas, que garantiza su preservación ante las presiones urbanas a las que está sometida en la ciudad de México.


ARTÍCULOS RELACIONADOS